Kiosco

La Opinión de Málaga

Unicaja

Lima, el agente doble de Ibon Navarro

El jugador brasileño, que ya coincidió con el técnico cajista hace cinco temporadas en el UCAM Murcia, ofrece músculo y el cupo que exigía la Basketball Champions League a la plantilla del Unicaja de la campaña 2022/2023

Augusto Lima, nuevo jugador del Unicaja, aportará a la pintura cajista músculo e intimidación. | ACB PHOTO

El Unicaja anunció este lunes su séptima incorporación para la nueva plantilla que liderará Ibon Navarro de cara a la temporada 2022/2023: Augusto Lima. El club malagueño recupera a uno de sus canteranos en su mejor momento de juego -30 años- con dos premisas vitales por las que su fichaje es imprescindible: ofrece músculo en la defensa y es el último cupo que exige la FIBA para jugar la Basketball Champions League con una plantilla de 12 jugadores.

A falta de que llegue el último fichaje para la pintura -donde ha sonado durante los últimos días el nombre del estadounidense Thomas Wimbush-, Augusto Lima se convirtió en la cuarta y penúltima llegada que ha confirmado hasta ahora la entidad de Los Guindos para la próxima temporada. Y lo cierto es que el fichaje del brasileño supone un paso adelante muy evidente en el físico que presentará el próximo Unicaja, uno de los grandes déficits en los últimos años.

El canterano formará pareja en el «5» con David Kravish. Precisamente, el talón de Aquiles del pívot estadounidense era la debilidad física que podía presentar frente a otros «centers» más dominantes. Tampoco es un jugador que sea imperial en la zona, sino que se mueve más en la media distancia y tampoco presenta grandes dotes con respecto al movimiento lateral, a pesar de ser un gran trabajador siempre en favor del equipo. Precisamente, la falta de físico había sido una de las grandes preocupaciones para la afición cajista, pero la incorporación de Lima ha terminado por resolver cualquier duda.

El brasileño no es el máximo taponador de la Liga Endesa, ni siquiera se acerca a los puestos más altos, pero la realidad es que la dirección deportiva no ha querido buscar a jugadores altos, sino que ha priorizado el músculo. Y esa es una de las grandes novedades que viene a aportar Lima. Su llegada supone una mejora evidente en el nivel defensivo del equipo, además de la reciente incorporación de Will Thomas. Por lo que han quedado compensadas las dos posiciones de la pintura a la que hay que sumar a Dylan Osetkowski, el «cuatro y medio».

Además, Lima cuenta con la confianza plena de Ibon Navarro. Ambos coincidieron en la segunda mitad del curso 2017/2018 con el UCAM Murcia. Su llegada supuso una mejora en el aspecto defensivo y le permitió luchar por el play off de la Liga Endesa e incluso llegaron a ser finalistas en la BCL.

Otra de las razones por las que el fichaje de Lima es una gran noticia es por el problema de los cupos. La FIBA exige a las plantillas de doce jugadores un total de cinco cupos para competir en la Basketball Champions League. Después de tener a siete españoles y al canterano Yannick Nzosa, estaba siendo un impedimento que el club ha evitado.

Así que el Unicaja ya tiene a los cinco jugadores de formación que exige la Basketball Champions League en una plantilla de 12 jugadores. Junto a Augusto Lima se encuentran Alberto Díaz, Darío Brizuela, Jonathan Barreiro y Nihad Djedovic -formado en la cantera del Barça-.

Así que, a falta de una última pieza, el Unicaja ya cuenta con una pintura más compensada y con mucho más músculo que ya ilusiona a la afición cajista.

Compartir el artículo

stats