Kiosco

La Opinión de Málaga

Baloncesto

Unicaja 22/23: ¿Nuevo rol para Brizuela y Barreiro?

El escolta vasco y el alero gallego tendrán mucha competencia en sus puestos tras la revolución que ha acometido el equipo de Ibon Navarro en este mercado estival

Darío Brizuela y Jonathan Barreiro, dos jugadores que podrían ver su protagonismo reducido ante las nuevas incorporaciones. | ACBMEDIA

Juanma Rodríguez e Ibon Navarro han querido someter a la plantilla durante el mercado de fichajes a la revolución más grande de la historia del club después de una temporada 21/22 desoladora. De ser arrasados por la transformación solo se han salvado tres jugadores: Alberto Díaz, Darío Brizuela y Jonathan Barreiro. Ni siquiera todos los que tenían contrato siguen, ya que Yannick Nzosa se ha marchado al Coosur Betis en calidad de cedido. Pero seguir esta campaña en Los Guindos no es sinónimo de mantener el estatus logrado hace solo unos meses.

Los dos casos més evidentes parecen los de Brizuela y Barreiro, que fueron dos pilares fundamentales en la temporada anterior y que ahora deberán sudar para ganarse sus minutos.

El escolta vasco fue el «2» más habitual, por delante de Jaime Fernández -cuando estaban en igualdad de condiciones físicas- y también de Francis Alonso. Por su parte, el gallego fue una prioridad absoluta en los esquemas del técnico compartiendo posición con un Axel Bouteille con menos músculo y capacidad defensiva, a pesar de su mayor talento en ataque. El caso es que tanto Brizuela como Barreiro tenían muchos minutos garantizados. Pero esa es una cuestión que podría estar muy lejos de la nueva realidad cajista.

El que más difícil parece que lo va a tener es Darío Brizuela. Precisamente, el Unicaja se ha mostrado especialmente incisivo durante este mercado de fichajes en el puesto de escolta y es una posición muy renovada en la plantilla de Ibon Navarro. Kendrick Perry, Tyson Carter, Tyler Kalinoski y Nihad Djedovic podrían jugar de forma permanente o puntual como «2». Por lo que el vasco, solo para empezar, tendría que disputarse el hueco con 4 jugadores.

La versatilidad y el músculo son factores que el técnico vitoriano siempre ha buscado a la hora de diseñar las plantillas. Y Brizuela es el único jugador, frente a casi todos sus compañeros en el juego exterior, que tiene su demarcación en la pista más definida. El entrenador lo conoce. Ya se mostró muy dialogador con el vasco la pasada temporada. Ahora será una decisión importante ver en qué rol queda Brizuela frente a las incorporaciones.

El caso de Jonathan Barreiro es diferente. Más allá de Melvin Ejim, que parece destinado a acompañar a Will Thomas en el puesto de ala-pívot, el Unicaja no cuenta con ningún jugador de características similares al gallego para jugar en el perímetro. Kalinoski y Djedovic tienen menos centímetros y menos cuerpo que el cajista frente a aleros con gran envergadura, pero sí que cuentan con una mayor capacidad para generar a nivel ofensivo.

Sin embargo, lo que corre en contra del gallego es su propio rendimiento. El papel que desarrolló la temporada pasada, tanto en defensa como en ataque, estuvo muy lejos de lo que demostró en sus últimos años en el Casademont Zaragoza. Por condiciones, puede ser un jugador muy importante en los esquemas de Ibon Navarro, pero tendrá que ser muy fiable si quiere tener protagonismo frente a la alta competencia que le espera a partir de ahora.

Un caso totalmente distinto es Alberto Díaz, más allá de su carácter y de lo que supone para el equipo cuando él está sobre la pista. El Unicaja no ha encontrado en el mercado estival a ese director de juego que acompañe al malagueño en las labores de creación. Por lo que el capitán será el único base puro con el que contará Ibon Navarro la próxima temporada. Alberto tendrá a Kendrick Perry y a Tyson Carter a su lado para ejercer de directores, pero sería un sorpresa ver alterado mucho el rol del jugador que estrenará capitanía la próxima temporada.

El entrenador cajista tendrá que empezar a tomar desde ya decisiones muy importantes que podrían cambiar el estatus de algunos jugadores. Brizuela y Barreiro tendrán muy difícil mantener el nivel de minutos de la temporada pasada. Ahora les tocará trabajar aún más para destacar en un Unicaja que si algo no le va a faltar es la polivalencia de sus jugadores para ocupar varias posiciones en la pista.

Compartir el artículo

stats