Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Campeonato de Europa

El cajista Saint-Supéry se cuelga la plata en el Campeonato de Europa U16 y es elegido MVP del torneo

El jugador de Rincón de la Victoria fue el líder de la selección española en esta competición, demostrando que es la gran joya de la cantera del club de Los Guindos

Mario Saint Supéry, con el trofeo de MVP FIBA

No pudo ser. España perdió este sábado 77-68 contra Lituania en la final del Campeonato de Europa U16, después de una finalísima continental en la que los bálticos demostraron su condición de favorios desde que arrancó el torneo el pasado día 12.

El equipo español, liderado por el canterano cajista Mario Saint-Supéry, se cuelga una nueva medalla, en este caso de plata, en un verano en el que el baloncesto de formación nacional está demostrando su espectacular momento de juego, talento y resultados.

Después de sumar 21 puntos, 6 asistencias, 3 rebotes, 5 robos y 19 de valoración en las semifinales del sábado contra Francia, el de Rincón de la Victoria firmó en la final contra Lituania 31 puntos, 8 rebotes, 3 asistencias y 20 de valoración. Unos números globales que le valieron ser elegido MVP del torneo continental.

El partido estuvo igualado en el arranque, aunque con los bálticos llevando la iniciativa en el marcador en el primer cuarto, gracias sobre todo a su mayor poderío bajo los aros, 24-19. Lituania metió una marcha más en el segundo cuarto, con un gran porcentaje de acierto en los lanzamientos triples. El rival se fue por encima de la decena de puntos y el partido alcanzó el descanso con 46-32.

No varió el guion del parido tras el intermedio. Lituania siguió llevando el ritmo de un partido en el que las defensas apretaron a ambos ataques. Los bálticos dominaron sin excesivas apreturas, a pesar de una magnífica racha anotadora de Saint Supery. El resultado era 59-49 al alcanzar el minuto 30.

Mario Saint-Supéry brilló en la final contra Lituania. FIBA

Un triple del malagueño, unido a un robo de balón del propio jugador rinconero, acompañado de una falta antideportiva, supuso a España colocarse más cerca que nunca, 61-56, a 8:01 del final. La diferencia bajó a 3, 61-58. Los bálticos reaccionaron con la mayor frescura que aportó su banquillo. Volvieron a irse de 10, 68-58, ya en los últimos seis minutos de partido. Lo intentó España hasta el final, tuvo un par de ataques incluso para empatar ya dentro de los 120 segundos finales, pero no hubo suerte y el oro voló rumbo a Lituania.  

Mario ha demostrado en esta cita continental ser uno de los mejores jugadores de Europa de su categoría, algo que ya la valió la pasada temporada para debutar con el primer equipo del Unicaja y también le permitirá este próximo curso 2022/2023 ser el jugador número 13 de la plantilla verde y morada que dirige Ibon Navarro.

Compartir el artículo

stats