Kendrick Perry puede tener las horas contadas en el Eurobásket 2022. La selección de Montenegro, en la que juega como nacionalizado el nuevo fichaje del Unicaja, se encuentra contra las cuerdas, a falta de la última jornada de la liguilla de la primera fase.

Es verdad que Montenegro depende de sí mismo para estar en la siguiente fase de la competición. Si este miércoles a las 19 horas gana su partido ante Georgia, se clasificará matemáticamente para octavos de final. Pero, ¡ojo!, en caso de derrota frente al equipo anfitrión de este grupo A de la cita continental, unido a un triunfo de Bélgica sobre Bulgaria, en otro de los partidos de esta última jornada de la segunda fase, los balcánicos quedarían eliminados.

En ese caso, Montenegro y Georgia cerrarían el grupo con 2 victorias y 4 derrotas, pero como en el duelo entre ellos el triunfo sería de los georgianos, Montenegro terminaría quinto (fuera de la zona de clasificación) y Georgia sería cuarta de grupo y equipo de octavos de final.

Perry, que está siendo uno de los mejores jugadores de su selección en este Eurobásket, volverá a Málaga una vez que su selección quede eliminada de este campeonato de Europa, por lo que su incorporación a la pretemporada del Unicaja, si Montenegro no sigue en competición, sería inminente.