El entrenador de Unicaja, Ibon Navarro, señaló este viernes tras la derrota de su equipo que pensaban que estaban en Disneylandia y se equivocaron porque han permitido al Baskonia recuperarse tras un gran inicio. El vitoriano apuntó en rueda de prensa que a los locales les costó entrar "en cuanto a dureza e intensidad", pero después lamentó que su equipo comenzó a "perder las batallas individuales".

"Solo han tenido dos fallos al descanso en tiros de dos puntos, no hemos estado duros y no hemos sabido igualar la intensidad", explicó el técnico, que subrayó que en el segundo cuarto tomaron "muy malas decisiones" y no supieron leer el partido.

"A campo abierto el Baskonia es extremadamente peligroso", manifestó Ibon Navarro, que añadió que a pesar de intentarlo su rival estuvo inspirado "con tiros en los últimos segundos" que les impedieron volver al partido y poder competirlo.

"Somos equipos nuevos y necesitamos más tiempo para coger poso y aprender. Lo mejor es que jugamos en menos de 48 horas", consideró el preparador verde y morado, que admitió que Markus Howard cambió el partido, aunque matizó que antes lo había cambiado la defensa del Baskonia.