De milagro, conseguida en los despachos y ratificada en la pista. El Unicaja comienza este miércoles una nueva temporada en Europa, la segunda en la Basketball Champions League, y el objetivo vuelve a ser el mismo: alcanzar la Final Four. Es lo que dijo Antonio Jesús López Nieto en verano, lo dejaron entrever también los nuevos jugadores en sus respectivas presentaciones, pero ahora toca convertir las palabras en hechos. Y el camino empieza este miércoles en Italia, ante el competitivo Dinamo Sassari (20.30 horas/101 TV).

Después de superar la Fase Previa, en la que el equipo purgó sus penas de lo vivido el pasado curso en la Liga ACB, el Unicaja parte de cero a partir de ahora convencido de que es un equipo con aspiraciones para hacer un buen papel en esta BCL 2022/2023. ¿Cuál será el techo del equipo en esta cita continental? Pues solo el tiempo lo dirá.

De momento, el primer paso del camino hacia dónde sea llega este miércoles en tierras italianas, tras conseguir la primera victoria en Liga Endesa ante el Gran Canaria. Con más carácter competitivo y garra que brillantez en el juego, el equipo consumó la primera remontada del curso para ganar a los de Jaka Lakovic y sin mucho tiempo ni para descansar ni para corregir errores llega el siguiente partido.

Ibon Navarro podrá contar esta tarde en Italia con sus 12 jugadores en un nuevo reto por ver cómo utilizará el técnico la amplia rotación que tiene a su disposición a lo largo de los 40 minutos. Aunque esa profundidad de banquillo pueda parecer una ventaja ante equipos más limitados -como el Sassari-, el Unicaja no quiere ni la más mínima confianza y la advertencia ya está dada desde el banquillo: «El equipo sabe la importancia de cada partido en esta competición. Un tropiezo te puede costar caro», aseguró ayer Ibon Navarro en la previa del partido. Y es que una competición que cuenta con solo seis partidos en la primera liguilla, no da la oportunidad de permitir ningún error.

Precisamente, la intención que se planteó el club en el pasado mercado estival con los nueve fichajes es contar con mucha experiencia para poder afrontar con garantías este tipo de competiciones. Solo 3 de los 12 jugadores con los que contará Ibon Navarro en tierras italianas debutan en la Basketball Champions League: Nihad Djedovic, Will Thomas y Dylan Osetkowski, tres grandes competidores de Euroliga, pero sin experiencia en la Champions. El resto, en algún momento de sus carreras, sí ha pasado por el torneo de la FIBA.

Solo tres jugadores del Unicaja -Djedovic, Thomas y Osetkowski- debutan este miércoles en la BCL de la FIBA

El estreno continental de los malagueños es en el Palasport Roberta Serradimigni. El Dinamo Sassari, reciente subcampeón de la Supercopa italiana, tras caer en la final contra la Virtus de Bolonia de Sergio Scariolo, será la primera piedra continental a la que se enfrentará el Unicaja.

Los de Piero Bucchi ya son habituales en esta competición. A excepción de un año en el que jugaron la FIBA Europe Cup, se han mantenido fieles estas últimas campañas a la BCL. No obstante, este año lo hacen con un equipo plagado de experiencia en Europa y de talento en cuanto al físico y a la anotación. Será, seguro, un rival muy peligroso, con debilidades como la corta rotación, pero en el que habrá que atender a jugadores como el base Gerald Robinson, el escolta Filip Kruslin, el ala-pívot Eimantas Bendzius y, sobre todo, el pívot Chinanu Onuaku, la gran cabeza visible de este equipo. Un póker de jugadorazos que pondrán en serios aprietos a los verde y morados en este estreno continental.

La verdad es que sería muy importante volver de Cerdeña con una victoria. Primero, para ganar confianza y asentar el proyecto. Después, porque la BCL no perdona y un tropiezo puede castigar mucho en el objetivo exigente de acabar campeón de este grupo G para evitar la eliminatoria del play inn de enero. ¿Qué Unicaja veremos hoy? A las 20.30 horas, la respuesta.