El Unicaja y todos los aficionados que asistieron el pasado miércoles al partido frente al JDA Dijon en la Basketball Champions League vivieron una noche dramática que, por desgracia, nunca olvidarán. Una vez que se conoció la fatal noticia, hubo algunas voces que se preguntaron por qué el partido no se suspendió tras el descanso. El caso es que el club de Los Guindos trató de que el partido no acabara, tras el fallecimiento de José María Martín Urbano, pero no fue posible por diferentes motivos.

En lo estrictamente deportivo, todo iba perfecto sobre el parqué con el equipo buscando consolidar la primera posición del grupo europeo con una victoria. Era un encuentro importante para coger ritmo y seguir asentando los nuevos automatismos de cara al partido del próximo domingo contra el Joventut. Pero todo se torció en cuanto los asistentes empezaron a conocer que una persona estaba siendo asistida por los servicios médicos en el anillo del Martín Carpena.

Durante el descanso del partido, con la noticia ya oficial del fallecimiento del exentrenador, el Unicaja solicitó a la FIBA la suspensión del partido. No solo por el fallecimiento de un aficionado que había asistido a presenciar el choque en directo, sino por la relevancia que tenía su figura en el desarrollo y el crecimiento del propio club a nivel malagueño y nacional.

Sin embargo, el organismo internacional se acogió a la normativa para rechazar la petición de los cajistas y aconsejar al club de Los Guindos que la mejor opción para todas las partes era que continuase el partido.

¿Por qué no se detuvo? Según la normativa a la que se acogió la FIBA, el partido se tendría que haber parado si el suceso hubiese tenido lugar en las gradas del Palacio. Este mismo miércoles, por ejemplo, un aficionado en el campo de la Real Sociedad también tuvo que ser atendido en las gradas del estadio y el encuentro sí que fue retrasado por ese motivo. Como el hecho luctuoso se produjo fuera de las gradas -en el anillo interior del Martín Carpena- la normativa estipula que no es obligatorio detener el partido.

El Unicaja, mientras esperaba la respuesta de la FIBA, sopesó terminar el partido 24 horas después, este jueves, pero fue una opción que la competición europea ni siquiera barajó.

Homenaje

El Unicaja se plantea ahora qué homenaje rendirle a una de las figuras más importantes de su historia en un aciago 2022 en el que también se han marchado Alfonso Queipo de Llano y Javier Imbroda, y en el que se celebran los 30 años de historia del club.

Martín Urbano ha pasado 21 años de su vida en el club de Los Guindos realizando diversas funciones. Estuvo al frente del primer equipo cajista en diversas etapas y su última aparición en los banquillos fue el pasado verano cuando dirigió al equipo del Unicaja +60 en campeonato europeo de Maxibásket celebrado en Málaga.