Ibon Navarro pasó este viernes revista a la actualidad del equipo, 48 horas antes de enfrentarse al Betis Baloncesto, en la sexta jornada de la Liga Endesa. El técnico vasco espera un partido duro, a un rival con mejores porcentajes de tiro que en los últimos partidos y con Shannon Evans como figura absoluta.

El entrenador cajista no se fía del Betis Baloncesto: "No hay ningún partido fácil en la Liga Endesa. Tienen a un Shannon Evans que es el máximo anotador, el máximo asistente y el que más balones recupera... Si tienen acierto, son un equipo extremadamente peligroso. Evans tiene capacidad para anotar, para digirgir, para asistir, para finalizar... Tenemos que limitar su juego lo más posible, pero estar preparados para que todo su equipo tenga mejores porcentajes que en los últimos partidos. El Betis va a venir con un extra de energía tras perder contra Girona. Es un equipo bien trabajado por Luis Casimiro y nos va a exigir nuestra mejor versión".

Respecto a la última derrota en Badalona, Navarro quiso sacar conclusiones positivas. "En Badalona jugamos con unos porcentajes bajísimos, hicimos buenos tiros, pero los fallamos. Y con todo eso, ganábamos 53-58 en el último cuarto. En los últimos minutos no leímos bien y nos estrellamos. En los últimos dos minutos jugamos nuestra peor defensa y ahí fue la clave. Hay que quedarse con la buena defensa durante 36 minutos y mejorar el poco rigor que tuvimos al final", aseguró.

Navarro desveló también que físicamente hay jugadores que no están al cien por cien de cara al choque del domingo. "Carter está enfermo y no ha podido entrenar esta semana, Darío Brizuela y David Kravish no están al cien por cien. Tenemos que adaptarnos a todo lo que nos pase. Tenemos mucha batería de posibilidades. Somos un equipo que puede obligar al rival a que tenga que adaptarse a norotros según cómo juguemos".

Preguntado sobre Kendrick Perry, que ha tenido un bajón en su juego estas últimas semanas, Navarro no está preocupado. "Para los jugadores que han estado compitiendo dos meses y casi sin entrenar, no es fácil volver a la rutina y a las cargas del trabajo. También él tenía un rol en Montenegro que le permitia jugar diesel y aquí es otra cosa porque tiene que ir a tope. Va por buen camino, las sensaciones son buenas en los entrenamientos. Es un jugador que puede meter, pero no es un anotador de 3 puntos. Estamos satisfechos y hay que ser positivos con él", finalizó.