El hecho de que el Martín Carpena es el corazón del Unicaja es una verdad absoluta y universal. Irrefutable y comprobable en cada encuentro que se celebra en la Costa del Sol. Sin embargo, el pulmón de toda esa gente que acude cada jornada al Palacio es la charanga de Los Mihitas, a quienes el club cajista le rindió un bonito homenaje este domingo en el descanso del partido contra el Betis por su 25 aniversario

Juntos han vivido los mejores y los peores momentos de la historia del Unicaja. Los títulos, las victorias y también las grandes decepciones. Han sido cómplices de muchas de las remontadas que la afición aún guarda en el recuerdo. Sin embargo, y a pesar de todo, un cuarto de siglo después continúan siendo el motor musical de una grada que no se cansa de empujar a su equipo durante los 40 minutos del partido.

Prueba de la importancia que tienen Los Mihitas en el Martín Carpena se vivió durante la pandemia. Sin ellos y con las restricciones en el número de asistentes, el Palacio -obligado por las medidas- vivió durante muchas semanas seguidas uno de los ambientes más fríos que se recuerdan en el deporte malagueño. Precisamente, ahora todo ha cambiado, y la afición no hace más que disfrutar de su equipo en la fiesta que se celebra en cada una de las intervenciones musicales en ataque.

Por eso, de la mano de Carlos Cabezas y Berni Rodríguez, el Unicaja quiso que la "Marea Verde" le brindara a sus músicos una sonora ovación por el tan importante papel con el que cumplen sin cesar cada fin de semana.