Ibon Navarro habló este viernes del partido ante el Obradoiro, el primero tras el parón FIBA. Navarro no se fía del rival, a pesar de que los gallegos no han empezado esta Liga con buenos resultados: «El Obradoiro es un equipo con una plantilla de nivel de Euroliga, pero las lesiones de Westermann y Paige les han privado de buenos resultados".

Respecto a cómo puede afectar el parón a su equipo, Navarro se muestra cauto. «El jueves fue el primer entrenamiento que pudimos hacer todos juntos. Kendrick hizo parte del entreno y veremos si hoy todos pueden hacerlo entero. Lo normal de tener de vuelta a seis jugadores. Estamos reconectando a todos con el equipo, con las normas y los automatismos. Esperemos tener a partir de ahora un poco más de intensidad para estar preparados para el partido de Santiago. Son diez días que no tienes a los jugadores. Algunos han entrenado poco, otros nada, con viajes más cortos o más largos. Diferentes situaciones y lo complicado es que cada jugador ha tenido unas circunstancias distintas".

A Navarro le preocupa del rival, principalmente, que es un equipo muy alto, lo que marcará la forma de preparar el choque. «Es un equipo de talla grande. Tiene varios quintetos en pista de más de 1,98. Las ausencias de Westermann y Paige les han privado de tener mejores resultados de los que su juego merecía. Y creo que ahora con la vuelta de los dos conseguirán los resultados que merecen".

En el "Obra" juega el excajista Rubén Guerrero, del que habló Navarro: «Está muy bien, aunque tiene la competencia de Blazevic y la figura de Bender que también podría jugar de 5. Le veo que está jugando con mucha confianza y está muy cómodo con Moncho. Ha tenido partidos francamente buenos. Le está viniendo muy bien para crecer y sentirse más jugador«, apuntó el técnico cajista.

La gran estrella de este nuevo "Obra" es el croata Dragan Bender, al que Ibon Navarro elogió. «Su caso es muy claro. Si él se ha recuperado de la lesión es un jugador de NBA. Alguien tiene que atreverse a ponerlo en esas circunstancias en el equipo. Está respondiendo con creces, tanto de 4 como de 5. Aporta en el poste bajo, tiro exterior, capacidad de pase… Es un jugador de otro nivel".

El Unicaja llega a Santiago con 4 victorias en 7 jornadas ligueras, Ya ha ganado en Girona, pero les falta a los verdes tener más regularidad a domicilio, algo que espera que sea ya una evidencia este sábado en Santiago. "Queremos mostrar fuera lo que hemos mostrado en casa. Hace falta ser consistentes y regulares, teniendo menos altibajos, no en el acierto pero sí en la concentración y en la ejecución de ciertas normas. Mantener una ínea de desgaste en los 40 minutos. No hay que ser un equipo fuera y otro en casa, tenemos que ser fuera igual de consistentes que en casa".

También fue preguntado el técnico por algunos nombres propios como Thomas, Barreiro o Ejim, que se han mostrado irregulares en estos primeros meses de competición. «Si ellos dan un paso adelante será porque otros darán medio paso para atrás. Al cien por cien es imposible que estén todos. Habrá jugadores que pasen por baches y por eso tenemos una plantilla larga. Si hay bajones de dos o tres semanas hay jugadores que están esperando su momento. Veo trabajar a Jonathan, Melvin y Will y sé que están preparados para entrar en el equipo y mantener el nivel".

Respecto a la lesión de Augusto Lima, mandó un mensaje de tranquilidad. «Está bien. Haciendo ejercicios respiratorios. Ya no tiene dolor. Estos días le han venido muy bien".