Ibon Navarro compareció en rueda de prensa tras la victoria del Unicaja sobre un duro y batallador Monbus Obradoiro (86-87). "Felicitar a mi equipo por haber sacado un partido muy complicado y muy importante para nosotros", afirmó después de conseguir un triunfo esencial en ese camino que quieren seguir los malagueños hacia la Copa del Rey.

No obstante, los gallegos fueron ganando gran parte del encuentro. "Nos hemos encontrado a un Obradoiro muy inspirado, muy acertado. Todos los tiros que no les entraron contra el Gran Canaria, hoy han tenido un acierto tremendo y mucha confianza. Nos ha incomodado su defensa de cambios", reflexionó sobre los gallegos. 

Aunque también fue sincero sobre las dificultades del propio Unicaja: "Nos han ido pasando muchas cosas durante el partido, hemos tomado malas decisiones en algunos momentos importantes para ponernos por encima. Yo creo el equipo ha mantenido la fortaleza y la dureza mental para seguir en el partido, a pesar de los problemas que estábamos teniendo, a pesar de esos fallos en momentos determinados. Creo que el hecho de ganar el partido forzando siete pérdidas en el último cuarto es un poco nuestra seña de identidad".

La clave pasó por los últimos 10 minutos: "Sabíamos que dejándoles jugar a medio campo íbamos a tener muchos problemas, teníamos que subir líneas, intentar atacar pronto contra ellos. En el último cuarto lo entendimos. No es fácil ganar a Moncho en un partido ajustado con tanto parón, tanto tiempo muerto, tanja jugada parada. Lo sé por experiencia", explicó.

Sin embargo, destacó una jugada por encima de todas y la importancia de su ejecutor: "Djedovic es un jugador con mucha experiencia, sabe lo que hace falta para ganar estos partidos. En ese saque de banda teníamos claro que teníamos que jugar un bloqueo y continuación porque sabíamos que iban a cambiar solo con él. Se ha quedado con Bender, tenía cuatro faltas y había que atacarle muy agresivo. Lo ha hecho muy bien. Es lo que es él".