Ibon Navarro, entrenador del Unicaja, compareció en rueda de prensa tras la gran victoria contra el Casademont Zaragoza. El balance en la clasificación de 7-3 demuestra que el equipo está haciendo bien las cosas, pero lo cierto es que a cada jornada que pasa se ven nuevas capas y ese es una de los aspectos que valoró el técnico: "Hemos ganado el partido de una forma distinta, sin haber estado tan basados atrás. Delante hemos metido mucho. Así es más sencillo".

No obstante, y a pesar de lo abultado que acabó siendo el resultado (104-78), el inicio fue ciertamente complejo: "Después de la vorágine que hemos tenido estos últimos días, no era fácil empezar como nos hubiera gustado y así ha sido. No hemos empezado el partido como solemos hacerlo: mordiendo atrás, demasiado blandos, faltando un poco de consistencia. Teníamos la energía para hacerlo, pero no la concentración", comentó el vitoriano. 

El comienzo del segundo y del tercer período cambió la dinámica: "El final del primer cuarto y el inicio del segundo se ha acercado al nivel de intensidad, más cerca del balón, manos, empezar a chocar... Eso nos ha permitido, a pesar de la falta de control defensivo, coger diferencia al descanso. El comienzo del tercer cuarto ha sido importante para seguir respondiendo a las defensas alternativas que ha planteado Zaragoza. Dylan Osetkowski ha estado espectacular leyendo los espacios", analizó Ibon Navarro.  

Pero lo cierto es que fue un encuentro especial. El regreso al Martín Carpena casi un mes después: "Hubiéramos puesto a quien hubiéramos puesto, habríamos empezado igual. El equipo tenía muchas ganas de jugar en casa y agradar. Iban un poco pasados de energía. Ha sido falta de concentración y de punto de tensión adecuado. Cuando nos hemos relajado, hemos dejado de sufrir. Tenemos muchos jugadores que pueden cambiar los partidos", aseguró el técnico del Unicaja tras otro partido "sólido" en defensa.