La nota negativa en el triunfo del Unicaja sobre el UCAM Murcia fue la lesión de Augusto Lima. En el segundo cuarto, el brasileño dejó helado al Martín Carpena tras caer el suelo en un giro y tener que abandonar el parqué sin poder apoyar en el suelo su pierna izquierda. Por el gesto y las imágenes, se temió lo peor desde un principio, y las primeras exploraciones realizadas en su rodilla izquierda por los servicios médicos del club apuntan a que puede tener dañado el ligamento cruzado, lo que le haría perderse el resto de la temporada.

Mala suerte para el brasileño, si termina por confirmarse con pruebas médicas una grave lesión. Lima estaba siendo un hombre importante en la campaña de su regreso al club de Los Guindos. Su nivel defensivo estaba siendo clave en el engranaje de Ibon Navarro, que ya tuvo que subsistir toda la segunda mitad ante los murcianos con Thomas y Osetkowski jugando algunos minutos en el '5'.

En el club ya tienen claro que esta grave lesión obligaría a Lima a perderse el resto de temporada y, por tanto, tendrían que acudir su baja para cubrir su baja con otro pívot. Esto supondrá un doble problema para el equipo verde que, además de perder a una pieza importante, tendrá complicaciones para configurar sus convocatorias en la BCL si el reemplazo no es cupo.

La Basketball Champions League obliga a tener un mínimo de cinco jugadores cupo en una lista de 11 o 12 jugadores y, sin Lima, el Unicaja se quedará solo con cuatro en su primera plantilla: Alberto Díaz, Djedovic, Barreiro y Brizuela. Si el sustituto de Lima no cumple con este requisito, en cada jornada de BCL Ibon Navarro tendría que hacer un descarte para incluir un canterano. El mercado es limitado, así que esta es una posibilidad real sobre la mesa.