Ibon Navarro, entrenador del Unicaja, compareció en rueda de prensa tras la derrota ante el Tenerife y dio como clave el tercer cuarto: "Cambia radicalmente con un acierto del Tenerife muy alto, pero con un punto más de chispa en la ejecución de las cosas, en la rapidez. Nosotros hemos ido a remolque, siempre reaccionando y nunca proactivos negando situaciones, corriendo detrás de ellos. Con los exteriores del Tenerife controlando, yendo muy fácil al tiro libre sacando muchas faltas".

No obstante, valoró positivamente la reacción: "El equipo ha sido capaz de aferrarse al partido, a pesar de ser la diferencia cercana a los 10 puntos. Hemos conseguido agarrarnos en cuanto a situaciones. Nos ha faltado un poco de tiempo. Teníamos ese último balón para empatar el partido, luego una pérdida y la canasta final de Marcelinho. Nosotros tenemos que aprender de lo que ha pasado hoy. Cuando vienes al campo del Tenerife no podemos salir como en el tercer cuarto".

Sin embargo, la remontada se escapó después de esa salida tras el descanso: "Cambió el partido. No solo en el marcador, a nivel de sensaciones y confianza. Estábamos consiguiendo que no estuvieran cómodos y lo han cambiado. Jugando fuera de casa, el que crea que tiene un partido controlado... en absoluto. Solemos pegar un arreón en el tercer cuarto y nos ha tocado sufrirlo. Teníamos el partido donde queríamos hasta el descanso. Esa salida del tercer cuarto es donde han ganado el partido. La energía y la confianza era muy diferente a la primera parte", explicó.

Con respecto a la Copa y a los puestos de cabeza de serie es claro: "Quedan dos partidos. Si algo nos ha enseñado las últimas dos jornadas, es que puede pasar cualquier cosa. Nosotros no estamos ni clasificados todavía, aunque todo el mundo lo dé por hecho. Breogán va a ser difícil, ellos también están peleando por entrar. Cuando estemos dentro miraremos si tenemos opciones de ser cabezas de serie".