Ha vuelto el calor y con él vuelven las cosas típicas de verano, como ir a la playa, tomarse una granizada o encender el aire acondicionado. Pero pocos reyes hay del verano como los helados, y es que, este dulce nos encanta a prácticamente todos y lo tomamos con mucha frecuencia cuando sube el termómetro. Para no equivocarnos con nuestra elección, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha elaborado un listado en el que señala cuáles son los peores helados y que, por ende, debemos evitar comprar, y atención porque hay sorpresas.

Estudio de la OCU sobre los helados

Su calificación ha sido en base al sistema Nutri Score, validado por la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) en el que se valora a los diferentes alimentos en función de la calidad de los mismos. Dicha calificación posiciona los alimentos entre las letras A y la E, siendo los que se encuentran en la letra A los mejor valorados y los de la E los que peor y menos beneficios ofrecen para la salud.

En total se han analizado 50 helados presentes en los supermercados.

Los peores helados

Entre ese medio centenar la OCU ha escogido estos como los dos peores helados del mercado.

Para la organización, el segundo peor helado del supermercado es el Nestlé Oreo Stick Sándwich, el cual viene en un pack de cuatro unidades y cada una contiene 13 gramos de grasas saturadas y 31 de azúcar por cada 100, lo que le sirve para tener la peor puntuación en Nutri Score.

El Nestlé Oreo Stick Sándwich.

El Nestlé Oreo Stick Sándwich.

Pero el peor helado para la OCU que se puede comprar es el Kinder Bueno Ice Cream Bar, el cual, como es lógico, también obtiene la calificación E. En esta ocasión el producto, que también viene en un pack de cuatro unidades, contiene 31 gramos de azúcar por cada 100 y 15 de grasas saturadas.

El Kinder Bueno Ice Cream Bar.