Muchos son los defensores de que la alimentación rica en proteínas y baja en hidratos de carbono no solo ayuda a la pérdida de peso, sino que, además, contribuye a fortalecer los músculos, a acelerar el metabolismo y a quemar grasas de manera más rápida.

Sea esto así o no, lo cierto es que son muchos los productos que se reformulan "más ricos en proteínas" o aparecen nuevos con aporte extra de ellas, sin azúcar y con menor contenido en hidratos. Lo hemos visto en quesos batidos, panes, snacks, imitaciones de yogur o, directamente, en suplementos. Ahora se suben al carro los helados.

Efectivamente, el sector de los dulces busca adaptarse a las nuevas corrientes nutricionales creando productos más sanos y aceptables para aquellos que se esfuerzan por cuidarse. Una de estas aproximaciones es la que ha realizado la marca blanca Gelatelli, lanzando un surtido de helados con alto contenido en proteínas en los supermercados Lidl. ¿Sus bondades?

  • Similar aporte de carbohidratos.
  • Menos azúcares.
  • Menos grasa.
  • Mayor contenido de proteínas.

La marca tiene dos referentes, una en forma de barrita y otra en forma de bombón, y ambas ya han sido catadas y sometidas a la crítica de los voraces (y expertos) consumidores.

Los helados en forma de barritas se presentan en un formato de cinco, envueltas individualmente, a un precio de 2,49 euros la caja. El helado de palo (tipo bombón) contiene cuatro unidades y tiene el mismo precio.  

Al fijarnos en la lista de nutrientes, ambas variedades tienen un contenido proteico superior a la media: 9 o 10 gramos de proteínas por cada 100 frente a los 3 o 4 gramos por cada 100 de los helados normales.

Los clientes aseguran que el sabor es muy bueno y, como alimento rico en proteína, las cifras hablan por sí solas. Así que, si estás pensando en cuidar tu alimentación, pero no quieres renunciar a ciertos caprichos, esta puede ser tu oportunidad para darte el gusto sin renunciar a una dieta sana.