Ya tenemos el otoño aquí y se nota que las temperaturas han bajado bastante, de manera que no tardará en llegar el frío, el momento de calentar la vivienda que este año tememos tanto por los precios de la electricidad y de los combustibles.

A pesar de tener calefacción, el frío siempre está presente, y por ello lo mejor es hacer lo posible para que se quede fuera, aislando bien la vivienda a fin de conseguir un confort térmico elevado y un menor gasto de calefacción.

Puedes mantener tu casa caliente gracias a un estor térmico

Los estores son muy comunes en las ventanas en verano, ya que consiguen mantener fuera al sol y que las temperaturas en el interior de la casa no suban demasiado, además de aportar privacidad y dejan pasar la luz si queremos.

Sin embargo, lo que muchas personas no saben es que también son muy útiles en invierno, en especial si son térmicos como el que venden en Leroy Merlin por un precio de 52 euros, un costo que no está nada mal si pensamos en que lo vamos a poder usar todo el año.

El poliéster hace que el calor no se escape

Este tipo de enrollables se confecciona con hilos de poliéster y PVC o con hilos de fibra de vidrio que se recubren del mismo material. Tanto uno como otro son aislantes y por eso este estor colabora a la hora de que no entre el frío ni se escape el calor.

Tiene una textura que ayuda a la decoración, y al añadir otra capa a la ventana consigue que estemos más calientes cuando viene el frío, creando una pequeña cámara de aire que nos vendrá muy bien en los peores días del invierno.

Cualquier protección contra el frío en casa ayuda a que estemos mejor cuando los termómetros bajan y algo tan sencillo como este enrollable hará que veamos esos días gélidos bien calientes dentro de casa, sin necesidad de gastar mucho en calefacción.