Las facturas siempre son un quebradero de cabeza: de la luz, del agua o de los teléfonos móviles. Pero, por muy complejas que sean, siempre es importante revisarlas con lupa para poder comprender mejor cuánto nos están cobrando y por qué, especialmente cuando hay cambios sustanciales como los que introduce a partir de noviembre la nueva Ley General de Telecomunicaciones.

La Ley General de Telecomunicaciones se pone en marcha este 30 de octubre (aunque fue aprobada el pasado 28 de abril) busca mejorar la protección de los usuarios de las compañías telefónicas, y para ello ha introducido varias modificaciones importantes.

"Los operadores dispondrán de cuatro meses desde la entrada en vigor de esta ley para modificar los contratos formalizados con los usuarios finales para adaptarlos a lo establecido (...) y a petición expresa de los usuarios, proceder a su rescisión"

Una persona usando su teléfono móvil, en una imagen de archivo.

Las compañías (Vodafone, Movistar, etc.) han tenido hasta finales de octubre para avisar a sus clientes de las modificaciones que se van a producir en sus contratos a partir de noviembre y desde la Organización de Consumidores y Usuarioss y los comparadores YSI y Kelisto han celebrado estas nuevas medidas, que sin duda suponen beneficiosas para los usuarios.

Los cambios más destacados que introduce esta ley y que benefician a los clientes de las operadoras de telefonía son:

  • Es obligatorio recibir un resumen sencillo de la factura
  • El cambio de operadora (la portabilidad) debe ser gratuito
  • Fin de los contratos indefinidos: tendrán una validez máxima de 24 meses
  • Derecho a cancelar el contrato sin coste cuando cambian las condiciones en el plazo de un mes desde que se comunican los cambios

Si cambian tus condiciones del contrato, puedes darte de baja sin coste

Uno de los cambios que introduce la nueva Ley de Telecomunicaciones (y que más ha "molestado") a las operadoras de telefonía es que, a partir de ahora, los clientes tienen derecho a que se les informe de los cambios en las condiciones de su contrato y, desde que reciben la notificación, tienen un mes para darse de baja sin que la empresa le repercuta ningún tipo de coste.

Los usuarios tendrán derecho a rescindir el contrato sin coste "cuando el operador anuncie que propone introducir cambios en las condiciones contractuales"

Por otro lado, los clientes de las operadoras tienen un margen de un mes desde que reciben la notificación para darse de baja sin coste: "El derecho de rescindir el contrato podrá ejercerse en el plazo de un mes a partir de la comunicación, la cual debe efectuarse de forma clara y comprensible y en un soporte duradero".

Cuidado con la compra a plazo de teléfonos

Aunque la nueva ley restringe la duración de los contratos de telefonía: ya no podrán ser indefinidos y tendrán una duración máxima de 24 meses, hay que tener cuidado con las 'permanencias inversas' o las compras a plazos de terminales, ya que estas sí pueden atar a los usuarios a la compañía hasta que finalice el pago o cargar una penalización extra en caso de cancelación del préstamo.