06 de febrero de 2017
06.02.2017
Hogar

Cinco errores que cometemos a la hora de limpiar

Frotar las manchas de las superficies o utilizar la fregona para todo son sólo algunos de ellos

06.02.2017 | 14:43
Evita frotar las manchas de las alfombras.

Existen ciertos errores a la hora de limpiar la casa que todos cometemos al menos una vez en nuestra vida. Estos pequeños fallos a la larga dificultan aquellas tareas de limpieza que podrían hacerse en poco tiempo.

Estos son sólo cinco de los errores más comunes que cometemos a la hora de limpiar la casa.


Frotar las manchas sobre la alfombra

Muchas veces al derramar algún tipo de bebida o líquido sobre una alfombra cometemos el error de frotar la mancha con todas nuestras ansias. Pero esto sólo consigue que la mancha se agrave y que el tejido de la alfombra se acabe estropeando.

Para eliminar las manchas lo único que hay que hacer es echar una capa de sal por encima, enrollar la alfombra y dejarla así durante unas horas. Después se desenrolla para aspirar los restos de la sal.

No limpiar el estropajo

Al lavar los platos el estropajo que utilizamos absorbe todas las grasas de los restos de comida, por lo que es imposible limpiarlo simplemente con agua. Lo mejor que puedes hacer para que tus platos no se llenen de ninguna de estas grasas es lavar el estropajo con jabón después de utilizarlo y cambiarlo cada dos semanas.


Limpiar las ventanas cuando hace bueno

Cuando el sol calienta los cristales de las ventanas hace que cualquier productor limpiador utilizado sobre ellos se seque rápidamente, provocando las temidas manchas. Intenta no limpiar las ventanas cuando el sol dé directamente sobre ellos.

No utilizar guantes

La piel de las manos puede absorber cualquier sustancia que caiga sobre ellas. Si no quieres dañarte la piel deberás utilizar siempre guantes, ya estés utilizando productos químicos o naturales.

La fregona no es la solución a todo

Normalmente, cuando se nos cae algún tipo de líquido al suelo echamos mano de la fregona para limpiarlo. Pero esto no es recomendable ya que no toda la suciedad es igual y hay que tratarla de manera diferente para no dañar la fregona.

Lo más recomendable es absorber lo máximo posible del líquido con un papel de cocina y retirar después los restos o aplicar sobre la mancha algún tipo de limpiador.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook