24 de junio de 2019
24.06.2019
Pensamientos animalistas

Ser cómplice

24.06.2019 | 17:20
Ser cómplice

En la vida hay situaciones en las que no existen tonalidades de grises, sino que las cosas son blancas o negras, y una de ellas es nuestro posicionamiento ante el maltrato, en este caso hacia los animales. Si no actúas de manera firme y coherente ante la violencia, estarás siendo cómplice y fomentando que se perpetúe. Existen conductas que aparentemente no están directamente relacionadas con el maltrato hacia los animales, pero que al permitirlas o silenciarlas participamos de manera indirecta en el dolor de los mismos, que son víctimas de prácticas poco éticas y crueles hacia ellos.

El hecho de no enfrentarnos a cualquier forma de violencia hacia los animales nos hace quedarnos de lado que no les protege. Ellos nos necesitan íntegramente. Cuando se trata de vencer a la violencia o de ayudar a los más vulnerables, no existen medias tintas, estamos o no estamos. Por eso, si te gustan los animales o si alguna vez has amado a alguno en tu vida, como mínimo deberías hacer lo que estén tu mano para ayudarles, porque su situación es muy grave. Las leyes no les protegen y la mayor parte de los humanos miran hacia otro lado mientras ellos sufren, lloran y mueren en la más absoluta soledad.


De hecho, la definición de maltrato contempla que este concepto se refiere a cualquier conducta que por acción u omisión inflige un daño intencionado en los demás. Si por ejemplo a un ser humano que necesita ayuda no lo socorremos, estaríamos cometiendo un delito, sin embargo a los animales los podemos dejar tirados muriéndose sin ningún tipo de consecuencia legal.

No debemos olvidar que los animales tienen una peculiaridad muy importante y es que ellos no se puedan defender. Por ello, es responsabilidad del resto de la sociedad protegerles, cuidarles y procurarles esa dignidad que la sociedad les arrebata, mientras la gran mayoría lo contempla impasible sin hacer nada. Por todo lo expuesto anteriormente, os invito a reflexionar sobre en qué podéis colaborar o qué comportamientos podéis modificar, pasando ser una parte más activa dentro de la lucha contra el maltrato animal.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook