Aunque parezca inverosímil, cada año se celebra en Petaluma, California el World's Ugliest Dog contest: un concurso que forma parte de la Feria de Sonora-Marín donde anualmente se elige al perro “más feo” de la temporada. El certamen se celebra desde 1970 y dota con un premio de 1.500 dólares al dueño del concursante que reciba el honor de coronarse como el más horrible. 

El concurso se celebra en asociación con la Sociedad Protectora de Animales del Condado de Sonoma y enfoca su actividad en educación social acerca de la adopción de perros. 

Este año, el galardón de “Perro más feo del mundo” ha sido para Mr. Happy Face, un cruce de chihuahua con cresta china al que no cuesta mucho reconocer en su nuevo título gracias a sus ojos saltones, la lengua siempre asomando fuera de la boca y una original cresta blanca. 

Mr. Happy Face tiene 17 años y fue adoptado hace 10 meses por su dueña: Jeneda Benally en un refugio para animales. A pesar de que el animal solo contaba con 6 meses de esperanza de vida y usaba pañal, Bellany no se rindió y lo llevó a su casa: “dije que le iba a dar la mejor vida posible. Quería devolverle el amor que sentía por él. 

Tras dos años sin celebrarse, Benally decidió presentar a Mr. Happy Face al concurso para elegir al perro más feo del mundo, que fue presentado por Brent Farris y contó con 8 participantes.La canción con la que Mr.Happy Face subió al escenario fue “Oh, Pretty Woman” de Roy Orbison. 

El segundo puesto en el certamen, dotado con 1.000 dólares, fue para un pequinés llamado Wild Thang, adoptado por Lewis: un criador de perros jubilado de Coos Bay en Oregón. La tercera posición se otorgó a Monkey, un perro gris de Bruselas que fue rescatado con tan solo 6 meses de un aparcamiento y que ganó 500 dólares para su dueño.