25 de octubre de 2013
25.10.2013
Cuidado de la ropa

Consejos para hacer el cambio de armario

Te enseñamos las claves para cambiar la ropa de verano por la de invierno de un modo rápido y sencillo

26.10.2013 | 08:19
Un armario de Ikea.

Consejos contra las polillas

  • Es muy importante limpiar la ropa antes de guardarla para la próxima temporada
  • Pon en el armario pequeños sacos con lavanda
  • Otro remedio contra las polillas es poner una cascara de naranja en el fondo de tu armario
  • Pon cinco o seis bolsas de cedro en el interior de la caja donde hayas guardado la ropa
  • También podemos decantarnos por la naftalina o el alcanfor, aunque su olor no suele ser muy agradable. Suele venderse en forma de bolas y pastillas  para poner junto a las perchas.

En otoño cambia el tiempo, la luz, comienza a hacer frío? Y es el momento de la revolución en el armario. Esconder la ropa de verano y recuperar la de invierno es una operación tediosa pero necesaria a la que hay que enfrentarse con decisión, teniendo en cuenta algunos consejos para no acabar sobrepasadas y sepultadas por nuestros 'trapos'.

El cambio de temporada implica reordenar nuestro armario de cabo a rabo. Hay que apartar los vestidos de verano, la mayoría de las mangas cortas, los shorts, etc y recuperar abrigos, jerseys de cuello vuelto, medias de invierno, fulares calentitos y otras prendas cuya existencia habíamos querido olvidar. Estas son algunas de las pautas que debemos seguir:

-Antes de guardar la ropa que ya no nos vamos a poner durante la nueva temporada tenemos que asegurarnos de que esté perfectamente limpia.

-Para guardar la ropa de la temporada que termina debemos buscar un espacio adecuado. Podemos optar por acumularla en cajas, mejor si son de plástico o de otro material que evite la entrada de polvo y la humedad o de intrusos indeseados, como las temidas polillas. De esta forma nada se arrugará. Si podemos, las colocaremos de forma que nos estorben en el día a día. También podemos recurrir a las fundas para aquellas ropas que no queremos doblar.

-Si somos ordenadas, nos costará menos recuperar nuestras prendas cuando llegue de nuevo el buen tiempo.

-A la hora de recuperar la ropa de la temporada anterior, debemos decidir qué prendas vamos a seguir utilizando y cuáles no. Esta es una de las tareas más difíciles, y más aún en tiempos de crisis. Una buena opción es arreglar en la medida en la que podamos aquellas que hayan sufrido más el desgaste de tiempo, pero a las que siempre hemos tenido apego. Si consideramos que no vamos a contar con otras prendas, es el momento de pensar el regalarlas. Hay que tener en cuenta que deberemos hacer espacio en el armario para nuestras próximas compras.

-Un buen orden ayuda a encontrar todas nuestras prendas sin volvernos locas. Podemos agrupar la ropa por tipo, color o por su función. Si separamos las prendas con que podemos vestirnos más habitualmente para el trabajo de la que utilizamos en nuestro tiempo libre ganaremos agilidad y tiempo a la hora de decidir qué ponernos. En un lugar más liberado deberán ubicarse los complementos, para que no queden sepultados por el resto de la ropa y podamos elegirlos sin agobios.

-Una vez hayamos completado el cambio, podemos hacer inventario y así decidir qué necesitamos y qué no. Esto orientará nuestras futuras decisiones de compras para evitar gastos que no sean imprescindibles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine