28 de octubre de 2012
28.10.2012
Reacciones alérgicas

¿Quién tiene más números para padecer una alergia?

Descubre por qué cada vez más españoles sufren reacciones alérgicas

28.10.2012 | 17:08

Expertos en alergología han avisado de que en la próxima década más de 30 millones de españoles padecerán algún tipo de alergia, ya que la incidencia de estas enfermedades aumenta a un ritmo anual de un 2 por ciento. Actualmente, hay doce millones de personas alérgicas, según los datos difundidos el XXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC).

A juicio de los especialistas, se ha producido un cambio tanto en los patrones de las reacciones alérgicas como en los datos de incidencia en la población, ya que el perfil de los pacientes ha aumentado en edad, con un mayor predominio de mujeres entre los afectados por algún tipo de alergia. Pero ellas no son las únicas. También en los niños se ha detectado en los últimos años un espectacular incremento en el número de reacciones alérgicas.

Según señaló la coordinadora del Comité Organizador del Congreso, Blanca García, se está produciendo "no sólo" un aumento de la frecuencia de las enfermedades alérgicas sino también de la complejidad de la patología alérgica. De hecho, apostilló que son cada vez más frecuentes las sensibilizaciones múltiples a alérgenos respiratorios o a múltiples alimentos tanto en niños como en adultos.

En este contexto, los expertos destacaron la importancia de afinar el diagnóstico y optimizar los tratamientos por el impacto sociosanitario que conllevan y la repercusión en la calidad de vida del paciente. En este sentido, el presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), José María Olaguibel, recordó que el tratamiento y el diagnóstico de las alergias es cada vez "más personalizado".

Sin embargo, este especialista reconoció que la personalización de los tratamientos provoca un "incremento en el abordaje de los pacientes y el tiempo que se dedica a ellos" en un momento en el que, ha recalcado, "los recursos en las consultas y el déficit de especialistas se hace más notable".

Además, esta complejidad obliga a reorientar el abordaje del paciente alérgico, proporcionando una visión global y revisando adecuadamente el diagnóstico y tratamientos administrados. "Es preciso considerar la alergia como una enfermedad unitaria. El alérgico es un paciente único con manifestaciones múltiples de la enfermedad: rinitis, asma, alergia a medicamentos, dermatitis, urticaria, anafilaxia. Se trata, en definitiva de conocer el mecanismo común, diagnosticar sus causas y seleccionar tratamientos encaminados al fondo de los procesos", apuntó Olaguibel.

Uno de cada cuatro españoles afectados

Estornudos, ojos irritados, gotea la nariz, la piel se reseca, hay más cansancio... Son algunos de los temidos síntomas de las alergias primaverales, que afectan al 25 por ciento de la población y que suelen provocar asma bronquial. En este sentido, actualmente uno de cada cuatro españoles padece algún tipo de enfermedad alérgica, una dolencia que se está convirtiendo en una epidemia en los países desarrollados por factores relacionados con la industrialización y el cambio climático.

Los alergólogos, entre ellos el presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic), José María Olaguibel, insisten en la importancia de que los pacientes tengan información sobre su patología porque redunda en su salud, favorece el autocuidado y ayuda a la sostenibilidad del sistema sanitario al reducirse las consultas y las visitas a urgencias.

Se estima que las enfermedades alérgicas se han duplicado en los últimos 15 años, pero además a esta mayor incidencia se suma un incremento en la complejidad de los procesos ya que cada vez más se dan más pacientes en los que coexisten alergias alimentaria y respiratorias.

El estilo de vida propio de los países desarrollados ha traído consigo, según los autores, una mayor concentración de alérgenos en el interior de los domicilios, como ácaros del polvo, hongos ambientales y los relacionados con las mascotas. Además, se ha observado un incremento de contaminantes como el ozono, partículas diesel y humo de tabaco.

Pero no solo existen las alergias ambientales. En este sentido, las reacciones alérgicos a productos alimentarios se han convertido también actualmente en un dolor de cabeza par millones de españoles. En este caso, el número de alérgicos a los alimentos se ha duplicado en los últimos diez años, mientras que el número de ingresos hospitalarios de niños y jóvenes por anafilaxia –reacción inmunitaria generalizada del organismo, potencialmente mortal– es ya siete veces más que en el anterior decenio, según la Academia Europea de Alergia e Inmunología Clínica, que advierte de la necesidad de educar a la sociedad para conocer. los síntomas y actuar en casos de emergencia.

En el conjunto de España, la prevalencia de la alergia alimentaria es del 3% en la población adulta y del 8% en la infantil. Respecto a las alergias alimentarias más frecuentes, las producidas por proteína de leche, huevo, pescado, marisco, frutas y frutos secos son las más habituales.

Alergias y niños

La alergia más frecuente en niños es la causada por alimentos, que afecta hasta a un 8 por ciento de los menores de 3 años. Los alimentos que más alergia provocan son la leche y el huevo.

Esta enfermedad supone un importante problema de salud pública ya que su diagnóstico implica hacer unas dietas muy restrictivas, al tiempo que genera una pérdida de calidad de vida tanto de los pacientes -niños en un alto porcentaje-, como de sus familiares, debido al riesgo de reacciones alérgicas que pueden llegar a comprometer la vida, ya sea por contactos accidentales o inadvertidos con los alimentos implicados.

Según los especialistas, en el caso de la alergia a la leche de vaca la tolerancia se alcanza hasta en un 80 por ciento de los pacientes antes de los 4 años, pero en el 20 por ciento restante la alergia permanece hasta la edad adulta, pasando estos pacientes a presentar lo que se denomina "alergia persistente a proteínas de leche de vaca". En el caso del huevo ocurre algo similar y la tolerancia espontánea la alcanzan alrededor del 60 por ciento de los enfermos antes de los 5 años.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook