24 de junio de 2015
24.06.2015
Radiología

Radiología, curar desde el anonimato

Las pruebas radiológicas dan lugar al 80% de las decisiones médicas y son fundamentales para el diagnóstico

24.06.2015 | 21:19
Las pruebas radiológicas, fundamentales para los diagnósticos.

Las pruebas radiológicas dan lugar al 80% de las decisiones médicas. Las pruebas radiológicas son muy seguras  pero no están exentas de riesgos: el uso de radiaciones, los falsos positivos o las complicaciones de las pruebas intervencionistas.

Según explica el doctor José Luis del Cura, presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) y Jefe de Sección de Radiología del Hospital Universitario Basurto en Bilbao, la SERAM ha lanzado una campaña para limitar al máximo las pruebas no necesarias. Entre ellas las exploraciones por dolor de cabeza o dolor de espalda sin signos de alarma o la radiografía de tórax preoperatoria.

"El objetivo es disminuir la radiación y el gasto sanitario no justificados", explica el presidente d la SERAM. "No es indicador de calidad de atención sanitaria el que se realicen estudios radiológicos en todas las enfermedades", afirma Del Cura.

El trabajo de los especialistas en Radiología en ocasiones puede quedar en la sombra cuando no existe contacto entre el profesional y el paciente, así como dar lugar a falsas creencias sobre por qué se realizan o no estas pruebas. Algunos aspectos que desconoce la población cuando acude a la consulta radiológica son los siguientes:

Los radiólogos no son técnicos sino médicos especialistas. Aunque el paciente sólo ve al radiólogo durante la ecografía y en procedimientos intervencionistas, mientras que no suele hacerlo en escáneres o resonancias, el radiólogo participa en todas las pruebas, planifica la exploración y evalúa los resultados.

La radiología no es cara. El precio de una exploración radiológica es una parte insignificante del gasto en el diagnóstico y tratamiento de una enfermedad. Sin embargo, el gran volumen de ellas que se realiza supone una parte importante del coste del servicio de salud.

En las exploraciones radiológicas, el diagnóstico lo proporciona un radiólogo. Sin embargo es habitual que el paciente lo conozca a través del especialista que le trata, ya que la realización del informe requiere tiempo y no es posible proporcionarlo al paciente en el acto.

El radiólogo también cura, realiza tratamientos e intervenciones. Cada vez son más frecuentes los tratamientos de enfermedades mediante técnicas mínimamente invasivas guiadas por técnicas radiológicas. Estas técnicas incluyen tratamientos de enfermedades vasculares o de cánceres, entre otros.

Riesgos mínimos

Según señala el doctor Del Cura, entre la población existen miedos o falsas creencias sin justificar como una posible reacción ante el contraste, el miedo a la radiación derivada de una placa de hueso y sin embargo no a la del escáner, o el deseo de pasar por exploraciones radiológicas innecesarias a toda costa para sentir que la atención sanitaria es correcta.

En cualquier caso, Del Cura señala que las exploraciones radiológicas salvan vidas y deben ser realizadas pero solo si están justificadas, bien indicadas y son relevantes.

Aunque se trata de situaciones poco habituales, someterse a una prueba radiológica puede conllevar ciertos riesgos. El doctor Del Cura señala cinco:

  1. Por complicaciones en los procedimientos invasivos: infrecuentes, aumentan en técnicas complejas como biopsias o ablaciones tumorales en contextos complejos.
  2. Riesgos por el contraste: alérgicas o anafilácticas. Son muy infrecuentes y tras la evolución de los fármacos modernos casi no existen.
  3. Por la radiación utilizada: aunque las pruebas radiológicas son muy seguras, es cierto que tienen un pequeño riesgo de inducir cáncer, especialmente en niños y en mujeres en edad fértil ya que tienen más tejidos en desarrollo. Ello se da sobre todo en el escáner y la angiografía, que son las pruebas que utilizan mayor cantidad de radiación.
  4. Diagnóstico erróneo: el riesgo más desconocido, pero uno de los potencialmente más peligrosos. El 80% de las decisiones médicas dependen de los informes radiológicos, por lo que el impacto de un error en un informe es muy importante. "El diagnóstico radiológico es una disciplina muy compleja que requiere interpretar a veces cientos de imágenes que no siempre muestran signos claramente diagnósticos o cuya interpretación depende del contexto clínico. Ello hace que exista una posibilidad de error no desdeñable, como en toda actividad humana compleja", aclara Del Cura.
  5. Exploraciones innecesarias: pueden producir efectos indeseados como provocar errores en cascada, o descubrimientos incidentales sin relevancia clínica pero que pueden conducir a intervenciones y tratamientos innecesarios de lesiones que nunca tendrían relevancia clínica. En este sentido, el radiólogo es, por ley, el profesional encargado de decidir si una exploración solicitada está indicada y debe realizarse o no.
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook