14 de julio de 2018
14.07.2018
Consejos sanitarios

Para un verano saludable

Cambiar de hábitos es beneficioso para nuestro salud pero es importante recordar que debemos ser muy cuidadosos con los enemigos que se vuelven especialmente peligrosos en estos meses

14.07.2018 | 05:00

Muchos consejos son obvios, todos provienen del sentido común, sí, pero conviene no olvidar muchas de las sugerencias que aquí aportamos para disfrutar a tope de la que es para muchos la mejor época del año: el verano. Por supuesto, especial atención al sol...

Es el momento de disfrutar y aprovechar todo lo positivo que el verano nos aporta, pero sin olvidar protegernos de los efectos nocivos de las radiaciones solares, todos y a cualquier edad. Nuestras recomendaciones van encaminadas a tu bienestar y a que obtengas todos los beneficios de la época estival y del sol que la acompaña. Disfruta de manera saludable y consulta a tu médico cualquier duda.

La llegada del buen tiempo nos anima a salir de nuestras casas y disfrutar del aire libre. Cambiamos completamente nuestros hábitos. La idea es buena y beneficiosa para nuestra salud, pero es importante recordar que debemos ser cuidadosos con los enemigos que se vuelven más peligrosos en esta época (golpes de calor, picaduras de mosquitos, quemaduras solares, etc.).

Entre las recomendaciones saludables destacarían:

–Bebe mucha agua. Es importante para evitar la deshidratación y mantener sana tu piel. Cuidado especial con los niños y los ancianos.

–Come alimentos antioxidantes (como zanahorias, uvas, tomate, sandía, pimiento, etc.), pues favorecen la expulsión de radicales libres.

–Acude a un especialista (médico o farmacéutico) que te indique el fototipo y el fotoprotector más conveniente para tu piel.

–Consulta la compatibilidad del sol con la toma de ciertos medicamentos fotosensibles (como son los antibióticos o al- gunos antidepresivos) o la necesidad de cubrir las cicatrices y lunares para evitar problemas a este nivel.

–Vigila tu piel. Debes estar atento a tus lunares, sus posibles cambios (la regla Asimetría-Bordes- Color-Diámetro-Evolución es fundamental), consultar al dermatólogo y hacer una revisión anual preventiva.

–Precaución con los niños, porque se queman con facilidad debido a que su piel es más fina y delicada. Protégeles incluso si están jugando en el parque o de paseo en su sillita.

–Evita exponerte al sol de 12:00 a 16:00 horas y tampoco estés demasiado tiempo alejado de la sombra.

–Siempre protección solar. Las nubes no evitan que los rayos solares lleguen a tu piel. Lo recomendable es aplicar el fotoprotector por toda la superficie corporal antes de salir de casa. Sería preciso repetir cada dos horas y tras el baño (aunque sea resistente al agua).

–Utiliza un producto especial para la cara. Si vas a pasear o a trabajar, te recomendamos maquillaje con filtro solar.

–Protege especialmente las zonas sensibles como los labios, el escote o el cuello. Cuídalos especialmente porque son más delicados y la piel es más fina.

–Si vas a hacer deporte, opta por las específicas que reducen la sensación pringosa.

–Elige el fotoprotector adecuado para tu piel. Fíjate en el factor de protección.

–No olvides aplicarte cremas hidratantes para después del sol (aftersun), nutritivas para compensar las pérdidas de vitaminas y minerales y otras específicas para evitar la aparición de radicales libres.

–Ponte a la sombra. La mejor, la de los árboles.

–Adáptate al lugar en que estás. En la montaña, por la altitud,

hay más riesgo de quemadura solar. La arena y el agua reflejan las radiaciones incrementando sus efectos sobre la piel. Las ventanillas del coche ejercen un efecto lupa.

–Cuidado con las picaduras de insectos. Puedes utilizar productos preventivos (de aplicación antes del contacto) que encontrarás en diferentes artículos (spray, pulseras, roll-on...) y los que se administran tras la picadura. Consulta a los expertos porque la gama es muy amplia.

–Protege tus ojos con gafas de sol homologadas que absorban el 100% de las radiaciones solares para evitar problemas como cataratas, glaucoma, etc. Acude a tu óptica y sigue sus consejos. No olvides los ojos de los niños, que también deben ser protegidos.

–Elige la ropa adecuada. Mejor de color claro y materiales naturales como lino y algodón. Si está mojada o es oscura, protege menos. También puedes usar la ropa preparada con filtro solar, especialmente recomendable en los niños las camisetas para la playa con estas características. Y no olvides la gorra, visera, pamela, sombrero o lo que quieras para cubrir tu cabeza.

Disfrutar de la etapa estival es la mejor opción. Te ayudará a recuperarte de lo vivido y prepararte para lo que queda de año. Seguir los consejos de tu médico es la mejor opción para mantener tu organismo en perfecto estado. Solo necesitas sentido común y muchas ganas de aprovechar el momento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine