16 de enero de 2019
16.01.2019

Siete consejos para comer saludable en el trabajo

Trucos para cuidarte a pesar de las limitaciones que tiene no poder tomar alimentos recién hechos

16.01.2019 | 16:12

EP/ MADRID

Enero es el mes de los buenos propósitos y mejorar los hábitos alimentarios es uno de los más populares. Pero las largas jornadas laborales, los desplazamientos y el poco tiempo libre tienen como consecuencia que cada vez más españoles opten por comprar platos ya preparados en vez de preparar la comida en casa.

Cuatro de cada diez consumidores compra platos listos para consumir, según la Asociación de Fabricantes y Distribuidores, Aecoc. Pero la nutricionista de Blua de Sanitas, Natalia Galán,Natalia Galán ha incidido en que hay que diferenciar entre platos precocinados y platos preparados, que es comida ya elaborada y lista para consumir.

"En este caso, depende del tipo de comida que elijamos, puede ser una opción saludable, ya que hay mucha diferencia de unos platos a otros", ha especificado Galán.

"Algunos ejemplos saludables son ensaladas listas para consumir, pescados blancos preparados para meter en el microondas o ensaladas de legumbres o cereales como pasta, arroz o quinoa envasadas. Los preparados de sushi pueden ser también una buena opción", ha agregado la experta, que ofrece siete consejos para comer de forma saludable en el trabajo.

1. Aprovechar el fin de semana para cocinar. Es el momento de la semana en el que más tiempo libre hay, por lo que dedicar unas horas para preparar la comida de la semana es una buena opción si no se quiere cocinar después del trabajo.

Para planificar los menús de la semana pueden elegirse platos muy variados, pero "es importante respetar el plato saludable o plato de Harvard", ha apuntado la nutricionista. El plato Harvard, según explica el Harvard T. H. Chan School of Public Health, está creado por expertos en nutrición de Harvard para crear comidas saludables y balanceadas.

Se especifica que la mitad del plato sean vegetales y frutas, un cuarto del plato granos integrales y otro cuarto proteínas. Se recomienda, asimismo, consumir aceites de plantas saludables y tomar agua, café o té y omitir las bebidas azucaradas y limitar la leche y el zumo.

2. Escoger alimentos que ayuden a rendir más en el trabajo. Los arándanos repercuten positivamente sobre la memoria y la concentración y favorecen la circulación de la sangre hacia algunas partes del cerebro. También, alimentos como el salmón y el aguacate, ricos en ácidos omega 3, también inciden sobre la memoria.

3. Incluir alimentos verdes. Pueden aparecer como guarnición o como ingrediente y no hay que olvidarse de las legumbres. "Es bueno, como ya hemos visto en el plato saludable, que tanto en la comida como en la cena haya una buena porción correspondiente a la verdura, aproximadamente la mitad del plato", ha indicado Galán.

"Es interesante alternar los colores de las verduras que consumimos para que nos aporten distintos nutrientes", ha añadido la experta. Asimismo, es importante moderar la cantidad de pan y carbohidratos, lo que también ayudará a combatir el adormecimiento.

4. Optar por las ensaladas. En el caso de las ensaladas frescas es mejor prepararlas en un frasco de tapa a rosca, separar los ingredientes en capas y llevar el aliño aparte.

"Aunque lo más importante es que el bote sea de vidrio, ya que conserva mejor los alimentos y evita que los vegetales cojan sabores no deseados, además de conservar mejor la temperatura", según la nutricionista.

Para preparar la ensalada, hay que colocar en el bote de abajo hacia arriba tomate, canónigos o espinacas frescas, atún al natural, quínoa, unos trozos de queso fresco y unas nueces troceadas. En una pequeña botellita puede llevarse una vinagreta de aceite, vinagre, sal, pimienta, mostaza y miel, y echarla por encima justo antes de comer.

5. Variedad en las comidas. Con la llegada del frío, una buena solución son las cremas, las verduras asadas o incluso los pescados que sólo necesitan un toque de microondas para cocinarse en el último momento. También pueden consumirse legumbres guisadas con verduras porque es una opción nutritiva a la par que saludable.

La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria, en su Guía de la Alimentación Saludable, indica que la variedad en la alimentación es importante "porque no existe un alimento que contenga todos los nutrientes esenciales" para el organismo.

La entidad agrega a Infosalus que los diferentes alimentos deben consumirse en una cantidad determinada a lo largo de la semana para conseguir una dieta equilibrada.

6. Establecer una hora fija (y duración) para comer. "Es fundamental dedicar un tiempo adecuado a la comida, como mínimo unos 20 minutos", ha puesto de relevancia Galán.

Es necesario procurar no hacerlo en el escritorio sino en otro ambiente porque ayudará a desconectar al menos durante unos instantes y también a rendir más. Para los postres, se recomienda optar por un yogur desnatado, café o infusión. Permitirá sentirse menos pesado y la digestión se llevará a cabo más rápidamente.

7. No olvidar la hidratación. Galán recomienda ingerir al menos un litro y medio de agua al día, practicar ejercicio regularmente y realizar cinco comidas al día. Todas estas recomendaciones ayudarán a sentirse bien y a mantenerse en forma.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook