02 de abril de 2019
02.04.2019

Los peligros del colecho con padres fumadores

Los expertos advierten de la importancia de evitar la presencia de humo cuando hay recién nacidos cerca

02.04.2019 | 12:10
Un bebé duerme junto a su madre.

El consumo de tabaco en los padres es un factor de riesgo para la muerte súbita (SMSL), según defiende el Comité de Lactancia Materna de la Asociación Española de Pediatría (AEP). El SMSL es la muerte repentina e inesperada de un niño menor de 1 año de edad, en el que una autopsia no revela una causa explicable de la muerte.

"El humo es un tóxico para el recién nacido y siempre debe evitarse. Según las últimas revisiones publicadas sobre colecho y tabaco, hay un riesgo muy alto de SMSL en los niños que sin hacer colecho duermen en la cercanía de padres fumadores y consumidores de alcohol", indica la AEP. Así, advierte de que el riesgo de SMSL en los que practican colecho "se eleva más de 20 veces cuando la madre o el padre fuman, más de 150 veces cuando la madre consume alcohol, y que es casi 250 veces mayor cuando ambos progenitores fuman y beben alcohol".

Asimismo, la AEP recuerda que el tabaquismo materno durante el embarazo y después del embarazo aumenta el riesgo de muerte súbita. "También el tabaquismo pasivo aumenta este riesgo, y especialmente se incrementa cuando el bebé comparte cama con un adulto fumador", insiste.

SHUTTERSTOCK

Recomendaciones


Aparte de estas declaraciones, en 2014 la AEP emitió una serie de recomendaciones sobre el colecho y la lactancia materna:

1.- La forma más segura de dormir para los lactantes menores de 6 meses es en su cuna, boca arriba, cerca de la cama de sus padres. Existe evidencia científica de que esta práctica disminuye el riesgo de SMSL en más del 50%.

2.- La lactancia materna tiene un efecto protector frente al SMSL y, por otro lado, el colecho es una práctica beneficiosa para el mantenimiento de la lactancia materna, pero también se considera un factor que aumenta el riesgo de SMSL por lo que no debe ser recomendado en: lactantes menores de tres meses de edad; prematuridad y bajo peso al nacimiento; padres que consuman tabaco, alcohol, drogas o fármacos sedantes; situaciones de cansancio, especialmente de cansancio extremo, como el postparto inmediato; colecho sobre superficies blandas, colchones de agua, sofá o sillones; compartir la cama con otros familiares, con otros niños o con múltiples personas.

Por otro lado, destaca que el amamantamiento reduce el riesgo de síndrome de muerte súbita. "La recomendación es la lactancia materna fume o no la madre, y en el caso de ser fumadora, se recomienda la lactancia materna, pero se desaconseja el colecho. Puede tenerlo en una cuna cerca de su cama", puntualiza.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook