La eficacia contra la enfermedad y la mejora de la calidad de vida del paciente son dos de las principales ventajas del equipo de tomoterapia de HC Cancer Center, especializada en tratamientos oncológicos. Esta tecnología de última generación para el tratamiento del cáncer en Málaga permite combatir los tumores con mayor intensidad y precisión, aumentando las posibilidades de curación y minimizando al máximo los efectos secundarios.

A lo largo de los años se ha demostrado la eficacia de las radiaciones ionizantes en la destrucción del tumor, sin embargo, en ocasiones las dosis de radiación que llegan a los tejidos sanos adyacentes han producido efectos adversos, que pueden ser diversos. Desde la radiodermitis o enrojecimiento de la piel que se ve sobre todo en tratamientos de la mama o en cabeza y cuello, a la mucositis o inflamación de mucosas puede ser más frecuente en tumores de cavidad oral y vía digestiva, o en tratamientos de próstata o ginecológicos. Incluso posibles efectos a nivel neurocognitivo (memoria, capacidad de concentración…) que pueden aparecer cuando se tratan tumores del sistema nervioso central.

Durante los últimos años se han desarrollado nuevas técnicas de irradiación con el objetivo de lograr altos índices de conformación que permitan adaptarse a la morfología de tumor, con el fin de administrar una dosis eficaz en el área tumoral evitando o minimizando la innecesaria irradiación en los tejidos sanos adyacentes. Y eso es lo que se consigue con la tomoterapia.

HC Cancer Center tiene el primer acelerador de tomoterapia de España que rastrea el tumor en tiempo real gracias al sistema Synchrony

¿Qué es la tomoterapia y cuáles son sus ventajas?

La tomoterapia es un equipo de radioterapia que fusiona un tomógrafo (proceso de obtención de imágenes) con un acelerador lineal. Permite realizar verificaciones guiadas por imagen a la vez que tiene la capacidad de modular la intensidad y la dosis de radiación que se quiere administrar en la zona de tratamiento, esquivando los órganos cercanos. La doctora Paula Sedano, especialista en Oncología Radioterápica del equipo de tomoterapia de HC Cancer Center, analiza las ventajas de este tratamiento:

* Dosis precisa y mínima toxicidad. Este equipo de alta tecnología irradia el tumor 360 grados alrededor del paciente al tiempo que la mesa de tratamiento avanza, generando un efecto helicoidal (movimiento en forma de hélice). Esto permite acceder fácilmente a cualquier región del cuerpo donde se encuentre el tumor, ya que realiza cientos de miles de puntos de entrada de la dosis, al mismo tiempo que se protege el tejido sano. “La tomoterapia sobre todo permite un mayor control de la dosis que le damos a la enfermedad –explica la doctora Sedano–. Es decir, permite limitarla a la zona que queremos que llegue y evitar la dosis innecesaria que llega a las estructuras sanas cercanas. Esto permite poder escalar la dosis en ciertos tumores que necesitan alta dosis para controlar la enfermedad, sin un aumento excesivo de la toxicidad”.

* Capacidad de irradiar grandes campos, como todo el eje craneoespinal, o de cuerpo total. Esta es la única radioterapia que permite hacerlo en una sola sesión, sin reposicionar al paciente.  “Para los especialistas en este campo, el poder crear un plan de tratamiento en el que le das máximas dosis a una lesión en un cuerpo vertebral pero mínimas a la médula que es el órgano crítico que está a escasos milímetros, es una maravilla”, señala la oncóloga.

La tomoterapia es una alternativa de tratamiento para cánceres complejos y pacientes con metástasis

* Rastreo del tumor en tiempo real. Incluso en reposo, el cuerpo humano está en constante movimiento (respiración, digestión, llenado de vejiga, etc). Estos movimientos generan incertidumbre a la hora de tratar porque lo que se creía que estaba en una posición, al segundo siguiente puede haberse desplazado. El equipo de tomoterapia de HC Cancer Center es el único en España con un sistema de sincronización de movimiento (Sistema Synchrony) que detecta estos movimientos siguiendo al tumor en este desplazamiento durante el tiempo de tratamiento y dirigiendo la máxima dosis de radiación allí donde se encuentre en ese momento, evitando las estructuras sanas.

Cada tratamiento está garantizado en su precisión, ya que antes de cada sesión, el equipo toma una imagen tomográfica del área a tratar, adaptando el plan a los movimientos internos, fisiológicos del propio paciente, los cambios de forma o tamaño del tumor y posibles cambios en el paciente como puede ser la pérdida de peso. Con otras máquinas, los sistemas de restricción del movimiento suponen ampliar el área que recibe radiación, medidas de inmovilización física incómodas o recurrir a técnicas de control de la respiración.

* Mejora la calidad de vida del paciente. Su elevada precisión permite administrar más dosis con menos efectos secundarios y en menos sesiones aumentando las posibilidades de curación. Aunque son pocos los pacientes que requieren ingreso por complicaciones del tratamiento de radioterapia (hasta un 5%) el objetivo de HC Cancer Center es reducir ese porcentaje a menos del 1%. “Un tratamiento no invasivo, con menos efectos secundarios y menor duración, siempre se va a traducir en más calidad de vida para nuestros pacientes”, concluye la doctora Paula Sedano.

Tratamiento de cánceres difíciles y pacientes con metástasis

Más de un 60% de los pacientes oncológicos recibirán radioterapia como parte de su tratamiento contra el cáncer. En algunos casos como tratamiento exclusivo para eliminar el tumor y, en otras, como tratamiento complementario junto con la cirugía y/o quimioterapia. ¿Qué pacientes se pueden beneficiar de la Tomoterapia? “La tomoterapia durante mucho tiempo ha sido “la máquina para los casos más complejos”, afirma la especialista. Los tumores idóneos para ella por tanto son aquellos próximos a estructuras críticas (sistema nervioso central, cabeza y cuello, mama izquierda, pulmón, incluso próstata cuando incluimos las cadenas ganglionares de riesgo). “El poder limitar la dosis a la zona deseada hace más segura las re-irradiaciones en caso de precisarse si la enfermedad vuelve a presentarse en esa localización y también en tumores más resistentes o agresivos permite una escalada de dosis que no sería segura con radioterapia más convencional”, explica.

Equipo de tomoterapia de HC Cancer Center.

También pueden beneficiarse de esta tecnología del equipo de tomoterapia de HC Cancer Center los pacientes con metástasis. La primera ventaja sería para aquellos casos con múltiples metástasis, en los que se puede tratar de una sola vez las distintas zonas afectas, aunque no estén en una misma área. “Con otro tipo de acelerador tendríamos que crear diferentes campos de tratamiento y estar parando y reposicionando al paciente para cada una de ellas”, puntualiza la doctora Paula Sedano.

Por otro lado, está la ventaja añadida de poder dar tratamientos más cortos y eficaces a las distintas lesiones y conseguir prolongar el tiempo libre de enfermedad. Tal y como aclara la especialista, “gracias a la precisión superior que presenta nuestra tomoterapia, podemos dirigir dosis más altas en cada sesión, acortando el tratamiento y consiguiendo con mayor probabilidad eliminar la enfermedad, aunque esté en distintas partes del cuerpo. Antes, a estos pacientes únicamente se les ofrecía tratamientos sistémicos de quimioterapia y radioterapia solo en caso de síntomas”. 

Ubicación: