Tras más de veinte años a cargo del Servicio de Cirugía Mínimamente Invasiva en el Hospital Regional Universitario Carlos Haya y otros siete desarrollando la Cirugía Bariátrica del grupo hospitalario Mediclinic en Dubai, el pionero de la Cirugía Laparoscópica en Málaga ha trasladado su actividad a los quirófanos de última generación de Hospital CHIP.

Usted ha sido el precursor de la cirugía por laparoscopia en Málaga en el Hospital Regional Universitario Carlos Haya, ¿cómo ha evolucionado esta técnica y qué ha supuesto para la cirugía?

En 1989 realizamos la primera cirugía de by pass por laparoscopia en España, apenas 4 años después de la haberse realizado la primera en el mundo. Como Jefe de sección de cirugía laparoscópica del HRU hemos ido desarrollando esta técnica paralelamente a en otras partes del mundo, logrando la cirugía de vesícula, la cirugía de reflujo y la de las glándulas suprarrenales sin ingreso. La laparoscopia o cirugía mínimamente invasiva es el gran avance de la cirugía: permite operar con varias incisiones de 0,5 a 1 cm. en lugar de con una incisión grande. Es menos agresiva, lo que posibilita un postoperatorio mucho más rápido y menos doloroso. Además, reduce el riesgo de infecciones.

Lleva años especializado en la cirugía bariátrica laparoscópica ¿Cuáles son las intervenciones más habituales en obesidad?

Principalmente, las técnicas restrictivas, de las cuales el gol estándar es la gastrectomía vertical, que no sólo reduce el tamaño del estómago sino también la sensación de apetito, ya que disminuye los niveles de la hormona grelina. También es frecuente la técnica de bypass gástrico, que es una técnica mixta entre restrictiva y mal absortiva. No hay una técnica que sea la mejor para todos, sino que son a medida para cada paciente.

¿Cuál es el perfil del paciente que se somete a esta operación?

Se estima que el paciente debe tener un Índice de Masa Corporal (IMC) superior 40 o de 35 si además tiene comorbilidades. Estos límites se están reduciendo, sobre todo en los casos de diabetes, ya que la cirugía bariátrica y de obesidades metabólicas no sólo posibilita la pérdida de peso, sino que también tiene un efecto directo sobre la Diabetes tipo II. Asimismo, mejora otras patologías como la apnea del sueño o la hipertensión.

¿Es la cirugía bariátrica una solución definitiva? ¿Cuál es el porcentaje de éxito?

Las técnicas quirúrgicas son las que ofrecen una mayor pérdida de peso a largo plazo. Se considera buen resultado perder el 60% de exceso de peso y mantenerlo, pero no es el límite. El paciente debe tener un control médico y apoyo psicológico durante un tiempo El éxito depende en gran medida de que el paciente quiera mejorar su calidad de vida. y debe cambiar sus hábitos alimenticios y de forma de vida, realizando algo de ejercicio.

UBICACIÓN