El Plasma Rico en Factores de Crecimiento (PRFC) es una de las puntas de lanza de la medicina regenerativa. Sus aplicaciones no paran de crecer y ya ocupa un lugar destacado en odontología, traumatología e, incluso, medicina estética.

Hoy en día es posible potenciar la capacidad del cuerpo humano para curarse a sí mismo. A través de la técnica del plasma rico en factores de crecimiento es posible aislar, concentrar y extraer de la sangre proteínas que desempeñan una función esencial en los procesos de reparación de los tejidos.

Estas proteínas son los factores de crecimiento que de forma natural se encuentran en el plasma sanguíneo y en el interior de las plaquetas. Gracias a ellos, las células reciben la señal de que deben reproducirse, crecer, moverse y reparar el tejido en el que se encuentran. La tecnología del plasma rico en factores de crecimiento desarrollada por BTI Biotechnology Institute ha supuesto una revolución en el campo de la odontología, que permite ofrecer soluciones mínimamente invasivas, personalizadas, bioseguras y predecibles.

Para conseguir plasma rico en factores de crecimiento debemos aislar esas proteínas y concentrarlas para aplicarlas donde necesitemos acelerar el proceso natural de reparación de los tejidos. El proceso a seguir es sencillo: se extrae una determinada cantidad de sangre al paciente. La sangre extraída se centrifuga y se somete a un procedimiento para separar los componentes sanguíneos y aislar las proteínas y los factores de crecimiento. Después se activa la liberación de los factores de crecimiento y, finalmente, este preparado se aplica o se inyecta directamente en el lugar donde se pretende que actúe, provocando que las células reciban la señal de que deben reproducirse, crecer, moverse y reparar el tejido en el que se encuentran.

El principal beneficio del plasma rico en factores de crecimiento en el ámbito dental es la reducción considerable del tiempo de recuperación y de los efectos secundarios. Se da una mejora de la cicatrización y de los tejidos que tienen que ser regenerados.

En el caso de los implantes dentales se propicia una integración más rápida del implante al hueso, el descenso de la inflamación y el dolor y, sobre todo, una reducción alta de complicaciones en el post-operatorio. También han sido empleados con éxito en extracciones dentales, tratamientos de pérdida de hueso y en los tratamientos con defectos periodontales.

Un tratamiento de éxito

El tratamiento es indoloro, mínimamente agresivo y no provoca efectos secundarios ni rechazo, ya que se trata de un material biológico procedente del propio paciente.

En Clínica Dental Boca&Boca están comprometidos con el bienestar físico y emocional de suspacientes, siendo centros pioneros en Málaga en el uso de PRFC. Están especializados en todas aquellas técnicas médicas y quirúrgicas innovadoras que supongan una mínima intervención de cara al paciente. El Plasma Rico en Factores de Crecimiento es una de estas técnicas y forma parte de una lista más extensa de tratamientos que Boca&Boca lleva a cabo cumpliendo así con el código de la Odontología Mínimamente Invasiva (OMI).

UBICACIÓN