El Servicio de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Quirónsalud Málaga ha tratado con éxito el primer caso en España de tromboembolismo pulmonar masivo mediante trombólisis dirigida por catéter y asistida por ultrasonido (conocido como sistema EKOS, siglas en inglés de Ekosonic Endovascular System). Es un tratamiento alternativo a la cirugía, mínimamente invasivo, que presenta mejores resultados y menores riesgos de hemorragia. Esta técnica “supone un gran avance en el tratamiento de la tromboembolia pulmonar, que es una enfermedad cuya mortalidad es comparable con la del infarto agudo de miocardio”, apunta el doctor Alejandro Rodríguez Morata, Jefe del servicio de Angiología y Cirugía Vascular. Además, se trata de “un progreso en el tratamiento ante un Código TEP (tromboembolia pulmonar), que hasta ahora se trataba con una lisis fármaco-mecánica más agresiva y con mayores efectos colaterales”.

Según los expertos, en los últimos años existe evidencia de que, tanto en los casos con embolismo masivo y submasivo, la trombolisis de baja dosis dirigida por catéter y asistida por ultrasonido es un tratamiento altamente efectivo. “Podemos disolver así los trombos en las principales arterias pulmonares y mejorar la función del corazón, la estabilidad del paciente y su supervivencia”, añade el cirujano vascular.

Riesgos del tromboembolismo pulmonar y necesidad de un tratamiento rápido y eficaz

La tromboembolia pulmonar (TEP) es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad en todo el mundo, con una incidencia anual en España de casi 30.000 casos al año y con una mortalidad superior a un 15% de los casos.

Por otro lado, también existe una peligrosa interacción entre esta patología y el coronavirus, pues “se han reportado múltiples casos de enfermedad tromboembólica tras infección grave por Covid-19, ya que se ha demostrado que esta se trata de una enfermedad pro-coagulante que provoca la aparición de coágulos y trombos en la sangre”, advierte el doctor Fernando Gallardo, especialista del servicio de Angiología y Cirugía Vascular.

Por todo ello, el Hospital Quirónsalud Málaga, especializado en patologías vasculares complejas, ha desarrollado en los últimos años un protocolo y equipo multidisciplinar que da rápida respuesta a esta patología, denominado equipos PERT (Pulmonary Embolism Rescue Team). “Ante un Código TEP, se filtra el caso desde nuestros compañeros médicos de urgencias, realizando un diagnóstico precoz y correcto apoyado en pruebas de imagen radiológicas como el AngioTAC; especialistas en UCI, que estabilizan al paciente grave; cardiólogos, que evalúan la función del corazón; neumólogos, que valoran la capacidad pulmonar; y angiólogos y cirujanos vasculares, que realizan la técnica de trombectomía pulmonar, con el apoyo del equipo de anestesia, para dar la mejor asistencia a los pacientes que necesitan un tratamiento rápido y efectivo”, explica el jefe del servicio, el doctor Rodríguez Morata.

Esta técnica combina el uso de ultrasonidos con la aplicación de un fármaco para deshacer el trombo mediante la introducción de un catéter con una punción venosa.  Este catéter, bajo control radiológico, se posiciona en el interior de arteria pulmonar y su rama derecha o izquierda y se activa un doble mecanismo que combina ondas de choque de ultrasonidos con la perfusión de un fármaco que elimina en su totalidad el trombo que ocluye el flujo sanguíneo. “La presión de las ondas de ultrasonidos fragmenta el trombo, de modo que el fármaco actúa más rápido y se necesita una menor dosis, disolviendo antes el trombo y reduciendo las complicaciones de sangrado”, explica el doctor Fernando Gallardo.

Por todo ello, según el equipo de Angiología de Quirónsalud Málaga, este procedimiento está especialmente indicado cuando un paciente tiene un tromboembolismo pulmonar masivo, con riesgo muy alto de hemorragia, cuando el tratamiento anticoagulante con heparina no ha sido suficiente para mejorar la hemodinámica o bien como una alternativa a la cirugía, por su menor agresividad.