HC Cancer Center comienza a realizar los primeros tratamientos de radioterapia con Synchrony, sistema de rastreo que sigue el tumor en tiempo real adaptándose a los movimientos fisiológicos internos del paciente, aumentando así la precisión de cada sesión.

Esta avanzada tecnología, única en España, combina el movimiento helicoidal de la tomoterapia con el sistema de rastreo y seguimiento de tumores (tracking), permitiendo aplicar la dosis óptima en el lugar exacto con una precisión submilimétrica, respetando al máximo el tejido sano. Esto se traduce en un tratamiento de radioterapia más eficaz, con menos efectos secundarios, y en una mayor calidad de vida.

Los primeros tratamientos realizados en la Unidad de Radioterapia de HC Marbella son sesiones de radiación en cáncer de probable origen renal, en paciente que presenta una lesión pulmonar secundaria. Y un cáncer de próstata localizado, como tratamiento radical curativo.

“Con cada sesión nuestros objetivos son lograr una respuesta local atacando cada lesión distante, y también aumentar la respuesta sistémica del tratamiento de inmunoterapia”, explica la Dra. Paula Sedano, radioterapeuta en HC Cancer Center.

Gracias a la precisión de esta tecnología “logramos hacer esquemas de tratamiento con hipofraccionamiento extremo/SBRT y reducir, en el caso de la próstata, el número de sesiones de 20-28 a 5 sesiones”.

Expertos de Accuray Italia, con experiencia en la técnica, visitaron las instalaciones de HC Cancer Center la pasada semana para contribuir en la puesta en marcha de este tratamiento pionero en España. En una simulación previa, se pudo constatar que cada paciente era un candidato adecuado, con un tumor que se desplazaba varios centímetros durante el tratamiento. Fue posible llevar a cabo exitosamente los tratamientos, conformando las dosis y dirigiendo el haz de radiación a la correcta posición a medida que el tumor se iba moviendo.

Una tecnología que ha permitido reducir el volumen que recibe máximas dosis y proteger mejor las estructuras de riesgo, como, por ejemplo, en el tratamiento de próstata, el paquete neurovascular encargado de la función sexual.

“Este procedimiento es capaz de predecir la posición del tumor siguiendo la respiración a una velocidad de 100 veces por segundo, con un modelo predictivo que se actualiza en tiempo real. Synchrony modifica el tratamiento en décimas de segundo, desplazándolo y conformándolo a la nueva situación”, puntúa el radiofísico José Antonio García Baltar.

“En la radioterapia convencional, que el tumor se mueva nos obliga a radiar más zona para conseguir dar la dosis necesaria. Con Synchrony reducimos los márgenes de tratamiento respetando en mayor medida los tejidos sanos e incluso pudiendo aumentar la dosis curativa cuando esté indicado”, concluye García Baltar.

Una tecnología con gran potencial para obtener tratamientos con mayores tasas de curación, sin efectos secundarios graves.