El Hospital Quirónsalud Málaga conmemora este martes 19 de octubre el Día Mundial contra el Cáncer de Mama, con el fin de ofrecer todo el apoyo y la información necesaria para pacientes y familias que sufren la enfermedad, así como fomentar la prevención y el diagnóstico precoz tan fundamental para su supervivencia. “Teniendo en cuenta ambos sexos, se trata de la neoplasia maligna más frecuente después del cáncer de pulmón en el mundo y después del rectal en España y, en el caso de las mujeres, es el primero en incidencia y la primera causa de muerte por cáncer; sin embargo, gracias a las revisiones médicas, las ecografías y mamografías y los tratamientos actuales, la enfermedad se supera o se cronifica en el 90% de los casos”, declara el doctor José Claudio Maañón, jefe de la Unidad Integral de Mama del Hospital Quirónsalud Málaga.

Según el especialista, el perfil habitual responde a una acumulación de factores de riesgo, pero “podríamos concretar que existe un riesgo acumulativo durante la vida de toda mujer con su pico máximo cerca de los 60 años”. Alrededor del 10% de todos los casos de cáncer de mama están relacionados con la predisposición genética o los antecedentes familiares, con variaciones por país y etnia. Las mutaciones más comunes de la línea germinal asociadas con el cáncer de mama se encuentran en los genes BRCA1 y BRCA2, con un riesgo promedio acumulativo de por vida de alrededor del 70%.

Múltiples factores de riesgo implicados

Otros factores de riesgo, algunos modificables y otros no, están presentes en cerca del 50% de los casos diagnosticados. El responsable del equipo de Unidad de Mama de Quirónsalud Málaga destaca múltiples factores implicados, tales como la edad avanzada, mutaciones genéticas (por ejemplo, BRCA1, BRCA2, PALB2, RAD51, etc.), antecedentes familiares de cáncer, especialmente de mama, ovario, páncreas y próstata, antecedentes personales de lesiones mamarias, la alta densidad mamaria, antecedentes de irradiación al tórax, diabetes tipo II, alto número total de ciclos menstruales de por vida, factores del embarazo tardío, bajo número de nacimientos o ningún embarazo, edad avanzada en el primer parto a término, lactancia materna corta o nula, obesidad, contenido de dieta alto en grasa y bajo en fibra, consumo de alcohol, fumar, exposición a hormonas esteroides, terapia hormonal para los síntomas climatéricos, anticonceptivos orales recientes o baja actividad física.

Disminución de la mortalidad gracias al diagnóstico precoz

“La mamografía ha demostrado, según diversos ensayos publicados, que puede reducir la muerte por cáncer de mama hasta un 20% gracias a un rápido diagnóstico; por ello, cualquier mujer mayor de 50 años, momento en el que la prevalencia aumenta, debe realizarse una mamografía una vez al año”, recalca la doctora Laura López, quien también insiste en que “no vale solo con realizar y analizar la mamografía, es importante explicar en la consulta la importancia de estar atenta a síntomas de alarma, como pueden ser las retracciones, las secreciones patológicas o la palpación de nódulos de nueva aparición, ya que la detección precoz es el principal factor para curar esta patología y ofrecer a la paciente la mejor calidad de vida”. Por otro lado, la bibliografía también arroja resultados prometedores con “al menos cuatro ensayos randomizados de quimio-prevención primaria, es decir, reducción en el riesgo de cáncer de mama utilizando anti-estrogénicos”.

Atención personalizada y nuevas dianas terapéuticas

Otro punto por destacar en la lucha contra el cáncer es la investigación y los últimos avances en tratamientos y fármacos, así como la adecuación de los tratamientos a cada paciente desde una unidad especializada y multidisciplinar para el cáncer de mama, donde “se ha demostrado que, considerando a cada paciente de manera individualizada y evaluando todas las vías de tratamiento desde todas las áreas médicas relacionadas a través de una única unidad como es la del Hospital Quirónsalud Málaga, las tasas de curación son mejores”, destaca la doctora Laura López Casañas, ginecóloga y especialista de la Unidad. Así, continúa la doctora, “no hay cánceres, sino personas que padecen cáncer, cada una con características diferentes y con terapias personalizadas que hacen que la medicina sea más eficaz y humana”. De esta manera, en Quirónsalud Málaga, todos los especialistas que pertenecen a la Unidad de Mama se comprometen a ofrecer todas las opciones a cada paciente, indicando e informando de las más adecuadas en cuanto a su situación y haciendo partícipe al paciente de su tratamiento en todo momento.

“Hoy tenemos la posibilidad de ajustar, y cada vez más, personalizar cada tratamiento. Contamos no solo con factores pronósticos, sino también con factores predictivos de respuesta a determinados fármacos en función de cada paciente”, comenta el ginecólogo doctor  Maañón. La suma de factores ya habituales como el compromiso ganglionar, de factores pronósticos y predictivos como los perfiles tumorales, y más recientemente el uso de plataforma genéticas sobre los tumores (diferentes de la herencia genética), permite ajustar tanto el riego de recaída, como el tratamiento necesario y su beneficio correspondiente. 

De hecho, el tratamiento del cáncer está cambiando a velocidades vertiginosas gracias a la investigación biológica y, “en el futuro, es muy posible incluso que, con los avances en técnicas radiológicas intervencionistas, no sea ni siquiera necesaria la cirugía en algunos casos. También es posible que la cirugía solo se indique en algunas lesiones benignas, en lesiones de alto riesgo o en portadoras de mutaciones genéticas con alto riesgo de desarrollar cáncer de mama, aunque de momento, la cirugía juega un papel crucial en el tratamiento y los cirujanos de mama deben estar entrenados y especializados para ofrecer un buen resultado oncológico y el mejor resultado estético”, augura el doctor Maañón.

Unidad Integral de Mama

El Hospital Quirónsalud Málaga cuenta con la Unidad Integral de Mama, liderada por el doctor José Claudio Maañón, que ofrece a las pacientes un abordaje multidisciplinar en la toma de decisiones de la patología mamaria con especial atención al diagnóstico precoz del cáncer de mama, así como al tratamiento integral (local y sistémico), asesoramiento genético si se precisa y seguimiento de la enfermedad, que estudian cada caso en un comité de tumores de modo personalizado. De esta manera, además de con el doctor Maañón, la Unidad cuenta con profesionales especializados en todas las áreas que intervienen en el cáncer de mama, como Ginecología, con las doctoras Laura López, Laura Benítez y Gemma Marín; Oncología, con los doctores Víctor Amezcua, Rebeca Alcalde y Marisol Yélamos; Anatomía Patológica, con las doctoras Vanessa del Valle, Ana Betancourt y Antonia Moreno; Diagnóstico por la Imagen, con los doctores Manuel Ignacio Rivera, Carmen Vega y Javier Escaño; y Cirugía Plástica Estética y Reparadora, con los doctores Christian Rodríguez , César Padilla y Felipe Schmitt. Así, cada paciente puede contar con una atención individualizada y personalizada que le ayude y apoye en todo el proceso de su patología.

Apoyo emocional durante el proceso

Es fundamental, para afrontar el miedo y la ansiedad de la enfermedad, el sostén emocional con su oncólogo, psicooncólogo y asociaciones o grupos de pacientes afectadas de cáncer de mama, ya que la mayoría de los pacientes con cáncer experimentan dificultades emocionales para adaptarse al proceso de la enfermedad, y sienten ansiedad, insatisfacción respecto a la calidad de vida, sentimientos de culpa, miedo, rabia…, que en muchas ocasiones necesitan ser gestionadas con ayuda y apoyo de gente de nuestro entorno y del exterior, que nos comprendan y nos muestren otro enfoque.

Según Carmen Barceló, psicooncóloga del Hospital Quirónsalud Málaga, “es un momento de incertidumbre donde el paciente y la familia afrontan un gran impacto psicológico y emocional, por lo que la intervención del psicooncólogo es importante para detectar las necesidades emocionales, psicológicas y sociales con el objetivo de poder orientarles en el manejo de estas, además de potenciar estrategias de afrontamiento adaptativas y aumentar la sensación de control personal, mejorar la calidad de vida e incidir en la adhesión terapéutica”.

El Hospital Quirónsalud Málaga, consciente de la falta de información y de apoyo que sienten muchos pacientes al recibir la dura noticia del diagnóstico de un cáncer, ha incorporado a su servicio de Psicología la Unidad de Psicooncologíacon la finalidad de disminuir el sufrimiento emocional generado por la enfermedad oncológica. “Queremos acompañar a nuestros pacientes durante los diferentes momentos de su enfermedad, mejorando su afrontamiento al cáncer, facilitando su paso por los tratamientos, aumentando su sensación de bienestar y de gestión eficaz de sus emociones y, en consecuencia, mejorando su calidad de vida”, recalca la psicóloga.