Las patatas fritas es uno de los complementos para las comidas más utilizados. Se suele emplear en productos como carnes, huevo o aperitivos. Los niños son especialmente fans de este producto que, sin embargo, puede suponer una tarea difícil de realizar si no se cuenta con una freidora o, si se tiene, suele dejar mucho aceite y se hace muy difícil de limpiar y ocupar mucho espacio. Sin embargo, Lidl tiene la solución con este producto que está arrasando entre los clientes del supermercado.

El producto destaca por su reducido tamaño, lo que le hace ideal para cocinas pequeñas o que cuenten con muy pocos huecos libres para tener aparatos. Así pues, esta freidora de Lidl sobresale por su diseño compacto y dimensiones reducidas.

Concretamente se trata del modelo de freidora Mini SFM 850 W, que cuenta con un acabado en acero inoxidable. La temperatura del aparato se puede regular hasta los 190 grados y se puede comprar en la página web del supermercado Lidl por un precio de 19,99 euros.

Características de la freidora

No obstante, su única característica no es su pequeño tamaño. El aparato cuenta con una potencia de 850 vatios, una tapa que se puede retirar y que tiene una ventana desde la que poder ver el interior, además de llevar un filtro integrado.

Cuenta con dos luces para indicar el estado de la temperatura, si no es la adecuada se encenderá el rojo y si ocurre lo contrario lo hará el verde. Su cestillo es antiadeherente y se puede meter en el lavavajillas. También tiene asas para moverla y pies antideslizantes.

Pese a destacar por el poco espacio que ocupa, en ella se puede echar hasta 1,2 litros de aceite en la cubeta y 0,89 litros en la cestilla, por lo que se pueden freír hasta 450 gramos de patatas fritas a la vez.

La freidora compacta de Lidl.

La freidora compacta de Lidl.