Seguro que te ha pasado en tus primeras veces cocinando que, a la hora de poner la carne en la sartén, te ha sorprendido que esta echa agua. Es probable que te haya resultado esto incluso molesto, y te hayas preguntado, ¿por qué ocurre? ¿Cómo puedo evitarlo? Te resolvemos ambas dudas.

¿Por qué la carne expulsa agua?

Sabemos que los seres humanos gran parte de nuestro cuerpo está compuesto por agua. Esto es algo característico de todos los mamíferos y, por ende, también de los que solemos cocinar a la plancha como el cerdo o el pollo, que tienen gran cantidad de carne acumulada. Esto hace que, cuanta más agua expulse la carne a la hora de prepararla, normalmente es señal de que es de una más fresca o más joven, ya que, cuanto más mayor es el mamífero, más le cuesta retener líquido.

También hay que tener en cuenta que, cuanto más tiempo pase desde que se mata al animal hasta que se consume, más seca estará y menos líquido y agua expulsará. Esto es debido a que la carne se va secando paulatinamente hasta convertirse en una pieza flexible y habiendo expulsado el agua de sus fibras.

No es extraño que la carne expulse agua al cocinarla.

¿Cómo hacer que deje de soltar agua?

El problema que se da cuando la carne suelta agua es que esta se lleva consigo propiedades de la propia carne, por lo que no está de más evitar que esto ocurra. Te dejamos algunos consejos para evitar que te pase:

  • Saca las carne del frigorífico antes de prepararla. Con unos minutos basta y esto hará que, cuando la pongas en la sartén, la diferencia de temperatura sea menor.
  • Sécala con papel absorbente
  • Si no es un trozo de carne sino que son varios filetes, no los sales antes de cocinar.
  • Por último y como consejo básico, tienes que tener la sartén limpia con el tamaño de fuego adecuado para ella. Además, hay que tener en cuenta, que, cuanto más gruesa sea la sartén mejor conservará el calor y la temperatura se mantenga estable.