El Málaga CF lleva seis meses sin ganar como local, es decir, el público que acude de forma incansable lleva seis meses sin ver ganar a su equipo. Los jugadores no rindieron al máximo nivel ni estuvieron enchufados a la altura de lo que estaba en juego