El épico final del play off de ascenso a Segunda División del Málaga CF ante el Nástic, tras remontar un 2-0 en la prórroga, fue celebrado con gritos, bocinas y coches por toda la ciudad en la noche del sábado.