El Club Baloncesto Rincón de la Victoria (CBRV) ha apostado esta próxima temporada por hacer un grupo para que los niños TEA puedan desarrollar sus habilidades deportivas como cualquier otro. La idea, pionera en el baloncesto costasoleño, surgió a raíz de una propuesta de un amigo cercano al club, cuyos hijos tienen necesidades especiales.