Los mineros salen de su hotel en Rincón de la Victoria, muy serios, recibiendo mensajes de apoyo, incluido el de Pilar, una vecina que vive enfrente del hotel y es asturiana