Lola, gerente B de Mercadona, es la encargada de repasar cada uno de los productos que se donan y de que la entrega de los lotes preparados se efectúe con éxito. «Todas las mañanas comienza mi trabajo con esta labor. Para mi es muy gratificante poder contribuir con las personas necesitadas y más en los momentos que nos encontramos», confiesa. Dicha función, que pasa desapercibida por muchos ciudadanos, se repite de forma ininterrumpida por esta compañía de supermercados físicos y online para que miles de familias puedan recibir un plato de comida al día.