Expiración del Miércoles Santo, una ciudad que se despide del Señor, a punto de entregar su vida, y una Virgen de los Dolores que enjuga nuestras lágrimas. Esta imagen mariana es cumbre en la Semana Santa malagueña y también, por tanto, de la magna que conmemora los cien años de la Agrupación de Cofradías.