Nuestro Padre Jesús de la Misericordia sale a recorrer los callejones del barrio sobre unas exquisitas andas de carrete y luciendo túnica blanca como acostumbraba a hacer cada Jueves Santo.