En los últimos días, se ha montado mucho revuelo por una decisión del Parlamento que nos concierne a todos: la lista de animales de compañía que quedarán prohibidos a partir de la aprobación de la nueva Ley de Protección y Bienestar Animal. Según la información que ya se conoce al respecto, el texto irá acompañado de un "listado positivo" con las mascotas que sí se pueden tener.

La lista de animales de compañía permitidos se hará en función de varios criterios: por ejemplo, la facilidad para cuidar al animal, que no suponga riesgo para los humanos y que pueda vivir en cautividad.

Pero uno de los requisitos para entrar en la lista de mascotas permitidas es que no pueda convertirse en especie invasora. Según las pesquisas preliminares, esta decisión podría dejar fuera de los animales permitidos a compañeros tan habituales como las tortugas, los hámsteres o los periquitos, aunque todavía está por concretar.

Literalmente, la ley reza que  "No se incluirán en el listado positivo de animales de compañía especies para las que exista certeza de su carácter invasor o que, en caso de escape y ausencia de control, supongan o puedan suponer un riesgo grave para la conservación de la biodiversidad".

Multas por tener tortugas, periquitos, hámster y otras mascotas comunes

Entre los tres tipos de infracciones que se recogen en el Anteproyecto de la Ley, tener alguno de los animales excluidos del "listado positivo" de mascotas se consideraría "infracción leve" y se penaría con una sanción que podría estar entre los 600 y los 30.000€.

La graduación de las sanciones, es decir, qué multa se impone en el intervalo entre 600€ y 30.000€ dependerá de factores como "el daño causado al animal", "el grado de culpa o existencia de intencionalidad", "la trascendencia social o sanitaria" o "la reincidencia".

A pesar de esto, no hay que alarmarse: la buena noticia es que la ley no sancionará a las personas que ya tuvieran el animal antes de que se aprobara, siempre y cuando no permitan que se reproduzca.