Lo que hay que oir

Más ideas para recortar en la educación pública

 05:00  

Francisco García Pérez No veo la razón por la que tenga que haber bedeles o conserjes, personal de secretaría y administración, personas para funciones auxiliares en los centros educativos públicos. Se escoge al más chulo y matón del grupo, se le nombra encargado del orden y unos cuantos empleos que recortamos: fuera los ordenanzas. ¿Para qué valen los currículos, las buenas notas y los certificados de estudios? ¿Garantizan un buen trabajo, un trabajo siquiera? No, porque no premiamos el esfuerzo. Luego fuera los administrativos. Fuera también el personal de limpieza: prioricemos la libertad de los alumnos que eligen vivir entre detritus y mugre, como en los botellones que tanta pasta nos dan y, de paso, tantos cerebros pudren y aborregan, no coartemos la soberana decisión juvenil de rodearse de mierda.

Ni siquiera hablo de la inutilidad que suponen bibliotecas escolares (¿quién lee hoy en realidad teniendo videojuegos y la tele generalista que tenemos?), del dispendio que suponen laboratorios de ciencias y de idiomas: con un Youtube de «Los experimentos de «El hormiguero» y una academia para quien se lo pueda pagar, arreglados). Ni siquiera me extiendo en lo bobo que es mantener gimnasios, con lo guapo que es el deporte al aire libre, bajo lluvia y sol, en el barro y entre piedras.

Y si nuestra clara vista neoliberal no se ve enturbiada por trasnochadas y nostálgicas querencias socializantes sobran aulas y profesores a punta pala, sobran hasta los propios edificios escolares. ¿Acaso un maestro como Dios manda no es capaz de pastorear él solo un centenar de alumnos al aire libre, en un descampado? La sociedad del bienestar nos ha vuelto unos blandengues y unos nenazas. ¿Mil alumnos? Con diez profesores (¡o menos!) va la cosa que arde. Implementemos, arriesguemos operativamente, imbriquemos en valor, diseñemos en base a unas plantillas docentes mínimas y con un horario castizo: de sol a sol. Siendo tan pocos, muy mucho se cuidarían de no cumplir con sus obligaciones, pues con un despido libre, con un despido macho, se les manda al paro y se les sustituye por otros más dóciles. Si un día están de baja, lo recuperan el siguiente sábado o el siguiente domingo. ¿Vacaciones? ¡Pero bueno! ¿Vacaciones encima de contar con el privilegio que supone tratar a diario con esa juventud nuestra tan dinámica, risueña, inocente, divertida, de cristalina mirada y suavidad en las maneras? Acabaríamos con la peste de los interinos y mantendríamos los descampados abiertos todo el año, todos los días de la semana, aumentando así el tiempo libre de papis y mamis aficionados a la dejación de funciones. Y que no se les ocurra a los profes seguir dando la lata con eso de que se les considere autoridad y no sé cuánto: libertad, he ahí nuestra palabra. Si les insultan, les agreden, humillan o pasan de ellos, es que algo habrán hecho para merecerlo, basta ya de tanto tiquismiquismo.

Por último, reflexionemos y demos el paso decisivo, el que aún nos impide tanta ilustración afrancesada: suprimamos de una vez por todas la educación pública. Eso sí que sería un ahorro de verdad. Un ahorro de la leche. Un ahorro que te cagas. El ahorro, el ahorrazo, el ahorrón. ¿No hay ya en el extranjero suficientes entidades donde nuestros hijos pueden estudiar? ¿Acaso no podemos pagarlas ahora que estamos limpiando la cuadra con el despido a mansalva? Entonces, en buena lógica, ¿para qué queremos mantener las nuestras siendo las de fuera mejores? ¿No pueden otros sufragar gastos de matrícula e internado en Suiza, Estados Unidos o Inglaterra? Bueno, pues se siente. Siempre ha habido ricos y pobres, no vamos a comparar a Dios con un gitano. Quienes no hayan tenido la habilidad para hacerse ricos que se conformen con mandar a su vástagos a los descampados antedichos, donde, con un poco de suerte, aprenderán las cuatro reglas, que bastan y sobran para ser carne de oferta y demanda en el futuro. Y es que les digo la verdad: no ahorramos porque no queremos, somos la repera.

  HEMEROTECA
  Las fotos 'raras y curiosas' del día

TEXTO

DESCRIPCION
 Ver galería »
  LA SELECCIÓN DE LOS LECTORES
 LO ÚLTIMO
 LO MÁS LEÍDO
 LO MÁS VOTADO
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de laopiniondemalaga.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
 


  Aviso legal
  
  
Otras publicaciones del grupo
Diari de Girona  | Diario de Ibiza  | Diario de Mallorca  | Empordà  | Faro de Vigo  | Información  | La Opinión A Coruña  |  La Opinión de Granada  | La Opinión de Murcia  | La Opinión de Tenerife  | La Opinión de Zamora  | La Provincia  |  La Nueva España  | Levante-EMV  | Mallorca Zeitung  | Regió 7  | Superdeporte  | The Adelaide Review  | Blog Mis-Recetas  | Euroresidentes  | Lotería de Navidad