El ‘parto’ de la fecha electoral andaluza ya ha dado a luz a su criatura: el domingo 19 de junio. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, activó la maquinaria a primera hora de la tarde del lunes con la convocatoria extraordinaria del Consejo de Gobierno. Y, camino de la noche, en torno a las 20.30 horas, fijó una intervención en la que dio a conocer su secreto mejor guardado. La consiguiente disolución del Parlamento de Andalucía se produce, de este modo, dentro del mínimo de 54 días de plazo exigido.

Moreno expuso que se ha tratado de "una decisión muy meditada y muy difícil de tomar". "Celebrar elecciones en junio nos permite aprovechar los meses de julio y agosto para formar un Gobierno que tendrá tiempo para elaborar los presupuestos", aseguró. El presidente expresó el deseo de que "las elecciones cuenten con la mayor participación posible" y, reforzó lo decidido por él, apuntando que "para eso la mejor fecha es el 19 de junio". "En mi decisión, ha primado el hecho de fomentar la mayor participación posible en las elecciones", insistió. 

Tras unas palabras introductorias en las que hizo un balance de su gestión bastante enfocado a lo vivido en la pandemia y la crisis actual, Moreno reiteró que "Andalucía necesita seguir avanzando y tiene que adaptar sus pasos con anticipación a un camino que no está siendo fácil con la subida de precios y la guerra de Ucrania". "Es vital para Andalucía arrancar el 1 de enero de 2023 con un nuevo presupuesto y, por ello, hemos analizado la necesidad de convocar elecciones; como la ley impide celebrar elecciones en julio y agosto, solo quedaban las opciones de junio o el otoño y, si pensara en mí, me hubiera gustado celebrarlas en otoño pero eso impide que Andalucía arranque el 2023 con un presupuesto", recalcó Moreno.

El presidente dijo que "casi cuatro años después" cree "humildemente" que su Gobierno ha cumplido los objetivos y "Andalucía ha sido un ejemplo de estabilidad". "El entendimiento entre Juan Marín y yo ha sido absoluto, eso no ha sido así en otros puntos de España ni en Andalucía anteriormente; hemos intentado dar lo mejor de nosotros mismos, me he sentido el presidente de todos los andaluces, he gobernado para todos por igual y mañana empieza la cuenta atrás para las elecciones", añadió.

En este punto, Moreno apeló a "una campaña electoral limpia alejada de las noticias falsas y la mentira". "Le pido al resto de fuerzas políticas que no se use la mentira como arma de campaña", subrayó.

Con este anuncio, Juanma Moreno ha puesto fin a un ‘culebrón’ de varias semanas en las que han brotado todo tipo de especulaciones acerca de la fecha en la que serían los comicios sureños. Algunas de estas conjeturas, fueron alimentadas alegremente por el propio presidente andaluz, quien apuntó el pasado martes a la posibilidad de que no se celebraran un domingo, tras una reunión del Consejo de Gobierno en Málaga en la que terminó de descartarse el 12 de junio como ‘día D’ .

En aquella comparecencia en el Museo Picasso de su ciudad, empezó a quedar claro que habría adelanto electoral en junio. Y, aunque no terminó de confirmarlo abiertamente mientras alargaba su proceso de reflexión, el presidente se entregó a una agenda vertiginosa en la que -hasta este mismo lunes al mediodía- inauguró todo lo inaugurable y, prácticamente, no se dejó en el tintero ningún anuncio o presentación que visibilizara la gestión del Gobierno andaluz del PP y Cs. 

El domingo, tras las contadas horas de sueño que le permitió su presencia junto al Rey en la final ganada por el Betis, Moreno empezó a dar pistas contundentes sobre su decisión electoral. Por primera vez, durante su visita a la multitudinaria Romería de la Virgen de la Cabeza de Andújar (Jaén), garantizó sin jugar con las dudas que los comicios de su reválida serían antes del verano.

Luego, continuó con el goteo de indicios y comenzó el lunes del anuncio electoral agradeciéndole a los periodistas la cobertura informativa realizada «estos años». El tono empleado sonó a despedida cuando se disponía a explicar las obras del Hospital Materno Infantil Macarena-Cartuja de Sevilla. Con esta comparecencia, Moreno reincidía como en casi todos los días anteriores en la presentación de logros vinculados a su política sanitaria, que ha sido y seguirá siendo uno de los grandes caballos de batalla para la oposición a la hora de erosionarlo.

«La legislatura finaliza, ya da sus últimos pasos», dijo el presidente andaluz con una frase que apuntaba a lo que iba a suceder ese mismo lunes por la tarde. El anuncio zanja, de momento, un misterio en el que los dimes y diretes de otras fuerzas políticas estuvieron a la orden del día. De hecho, el PP andaluz se quedó solo en su planteamiento del adelanto electoral y el resto de grupos parlamentarios lo criticaron.

Las discrepancias le llegaron, incluso, por parte de Ciudadanos. El mismo socio de Gobierno y vicepresidente con el que ha derrochado tanta sintonía, Juan Marín, le estuvo advirtiendo durante toda la Semana Santa que cometería un error si no esperaba hasta el otoño. Ya no hay vuelta atrás. Moreno le ha puesto fecha a una reválida en la que aspira a un resultado que esté aún más cerca de la mayoría absoluta de lo que vaticinan las encuestas. 

Hacerse ‘un Ayuso’ que evite el pacto con Vox de Alfonso Fernández Mañueco es el gran objetivo, aunque no existe un sondeo en el que no necesite al partido de Santiago Abascal para seguir en el Gobierno. La posibilidad de sumar con Cs parece poco menos que imposible y las listas conjuntas tampoco se antojan viables.  

Eso sí, Moreno tuvo presente tras su último Consejo de Gobierno todo lo compartido con el partido liberal: «Es un orgullo poder decir que el Gobierno del Cambio llega unido hasta el final. No es lo habitual, pero demostramos una vez más que cuando se pone por delante el interés general todo es posible. Gracias por dejaros el alma por Andalucía», le dijo Moreno a sus consejeros del PP y Cs.