Sin fisuras. El plenario de la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol-Axarquía que integran representantes de PSOE, PP, IU, PMP, GIPMTM y la edil no adscrita Ángela Pérez ha dado luz verde a una moción institucional de apoyo al colectivo de agricultores dedicados a la producción del mango. Los precios en origen de esta fruta tropical, de la que Málaga es líder continental, no han podido cubrir esta pasada campaña los costes mínimos.

Así, muchas familias han optado por no recolectar los mangos. Ni siquiera los precios altos de este mes de noviembre, con la campaña prácticamente finalizada, han permitido recuperar en parte el déficit acumulado por las variedades más tempranas que a su vez son mayoritarias en la comarca axárquica.

En cinco puntos que recogía la moción aprobada por el organismo comarcal, las formaciones con representación plenaria pretenden mejorar la comercialización del mango, pero también exigen «un mayor control de las líneas de importación, el aumento de programas y la creación de una denominación de calidad para el mango de la Axarquía. El mango se ha convertido en el segundo cultivo subtropical en importancia económica tras el aguacate», especifican.

«En los últimos 20 años ha experimentado un gran desarrollo, alcanzando las 4.800 hectáreas plantadas, de las que el 90% se concentra en nuestra provincia. La producción andaluza alcanzó las 31.915 toneladas en la campaña 2021, de las cuales el 86% corresponden a plantaciones malagueñas y más concretamente en la comarca de la Axarquía. Este año se espera superar esta cifra hasta rondar las 38.000 toneladas», ha matizado el presidente de esta mancomunidad malagueña, José Juan Jiménez.

Los alcaldes de los grandes municipios productores han expresado durante este año, una vez que también se cerró con precios muy bajos la campaña de recolección del aguacate, a finales de la pasada primavera, la necesidad que existe de regular la importación de frutas subtropicales de otros países.

La mayoría de las exportaciones de frutas subtropicales desde la Axarquía acaban en Francia, Alemania, Portugal y Reino Unido. Para Jiménez, una significativa amenaza para los agricultores parte de la fuerte competencia con terceros. Brasil, en el caso del mango, y otros productores emergentes, como Colombia, en el caso de los aguacates, son las principales amenazas que tiene un sector especialmente afectado por la sequía.

A estas circunstancias meteorológicas adversas, que han llevado al embalse de la Viñuela a sus mínimos históricos, hay que añadirle los problemas derivados de la calima que tuvo lugar la pasada primavera, «como responsables adicionales del hundimiento de los precios durante este año para los productores axárquicos».

Cosechas enteras han sido rechazadas, justo en unas fechas en las que arranca la recolección del aguacates, «por exigencias estéticas que no influyen en la calidad», como aclara el propio presidente.