Una red de origen neerlandés dedicada al tráfico internacional de marihuana y hachís ha sido desarticulada por la Policía Nacional en Fuengirola, donde disponía de una villa de lujo que utilizaba para almacenar las partidas de droga que adquiría.

La actuación se ha saldado con la detención de cuatro personas por los supuestos delitos de pertenencia a grupo criminal, tráfico de drogas, atentado a agente de la autoridad, daños y resistencia y la intervención de 201 kilos de marihuana, 30 kilos de hachís y cuatro vehículos, así como de 5.120 euros.

Según ha informado este viernes la Policía Nacional en un comunicado, los agentes descubrieron que la red disponía de una vivienda de lujo en Fuengirola que los investigados utilizaban a modo de "guardería" para almacenar las partidas de droga.

Al frente de la red estaban al menos cuatro personas de origen neerlandés vinculadas en su país a grupos dedicados al tráfico de drogas y armas, todos ellos con antecedentes en su país de origen por tráfico de drogas, tráfico de armas y asociación ilícita.

Durante las pesquisas, la Policía constató que los investigados preparaban una partida importante de droga, por lo que aumentó la vigilancia.

Tras ser identificados los integrantes de la trama, el pasado día 20 fueron detenidos y se intervino la droga, así como útiles para el pesaje, envasado y distribución de la misma y siete teléfonos móviles.