El Ayuntamiento de Benalmádena está renovando el parque Idaira, creado hace unos años en memoria de Idaira Osuna, una vecina del municipio que falleció a los cuatro años como consecuencia de una atrofia muscular espinal, una enfermedad rara que se la llevó de este mundo pero nunca del corazón de los benalmadenses, que se volcaron en decenas de campañas en favor de la pequeña.

El alcalde, Víctor Navas, que ha visitado las obras ejecutadas hasta ahora, ha explicado que el parque necesitaba de una inversión importante "porque tiene un uso diario enorme y precisaba una renovación integral".

Los trabajos, que ha supuesto una inversión de 150.000 euros, se han centrado en la limpieza y saneado de todo el adoquinado, que se encontraba en mal estado como consecuencia de las raíces de algunos árboles por lo que han tenido que clarear el entorno para que los ejemplares restantes puedan crecer sin generar desperfectos.

Además, se ha renovado el suelo de caucho que ocupa el 70% de la superficie del parque infantil, se han limpiado, lijado y pulido todos los columpios y esta semana se van a instalar toldos vela para crear zonas de sombra.

El concejal de Medio Ambiente, Joaquín Villazón, ha explicado que las obras han provocado la tala de tres árboles del parque porque sus raíces provocaban desperfectos en el suelo y eran imposible trasplantarlos "pero siempre que talamos un árbol nos marcamos como objetivo plantar el doble para así avanzar en nuestro compromiso de seguir incrementando la masa arbórea de la localidad".

El concejal de Servicios Operativos, Salvador Rodríguez, ha anunciado que, aprovechando las obras de remodelación del parque Idaira, se está repintado el perímetro con un nuevo color, más adecuado a las características de la zona infantil, "además de realizar un repaso en alcorques, luminarias y en las fuentes del parque".