Solistas: Rami Alqhai, viola da gamba y Javier Núñez Rivera, clave.

Programa: Obras de maestros de capilla de la España de los siglos XVI y XVII.

Lugar: Iglesia de San Felipe Neri.

Las reparaciones que se están llevando a cabo en la Sala María Cristina o las propias limitaciones que imponen la situación actual no han sido obstáculo para que la Sociedad Filarmónica de Málaga, con su presidente a la cabeza -Pablo Lamothe-, se hayan atrevido a programar un pequeño ciclo de música enmarcado en la Cuaresma y articulados en dos programas de marcado interés entre las naves de la Iglesia de San Felipe Neri. Sin duda alguna, todo un acontecimiento teniendo en cuenta que estos conciertos (que continuarán el próximo día diecinueve con el Cuarteto Granada) tienen en el antiguo templo filipense un escenario no sólo coetáneo a la propia fábrica del oratorio, sino también en el hervidero de ideas y formas que si bien tienen un ámbito eclesiástico no ocultan la influencia popular de los temas o los propios gustos de aquella sociedad. 

El primero de estos encuentros tuvo lugar en la tarde del pasado día tres de la mano del violagambista Rami Alqhai y el acompañamiento al clave de Javier Núñez Rivera. Este primer concierto fue protagonizado por los maestros de capilla de aquella España de los siglos XVI y XVII y sus conexiones e influencias de los grandes focos musicales (especialmente Roma) italianos, lo que dota de especial interés musical esta oportunidad de revalorizar el inmenso caudal de obras de la escuela española (muchas de ellas aún por descubrir por el gran público y otras que llegaron a ser parte del universo de compositores como Rodrigo o el propio Halffter, que encontraron en nombres como Gaspar Sanz o Alonso de Mudarra, entre otros, motivos de inspiración.

Si el siglo XVII comienza a marcar la independencia de la música instrumental no es menos cierto que propiciaría un escenario para el intercambio, la influencia y la experimentación mientras se conformaban los cimientos que conducirán al despegue de la forma y la consolidación de la música instrumental, como es el caso del ricercare que evolucionará hacia la fuga. En este sentido, cabe destacar las 'Recercadas' de Diego Ortiz, en las que Alqhai y Núñez destacan el tono homofónico que no oculta cierto aire arcaizante e improvisatorio, que contrasta con la vocación polifónica y exigencia técnica de la 'Sonata XII' de Salamone Rossi.

Alqhai y Núñez no han dudaron en enfrentar las distintas obras seleccionadas con estilos más atrevidos como el caso de las 'Folías' de Martín y Coll en contraste con el estilo de Cristóbal de Morales o la inspiración popular de la 'Pavana' de Gaspar Zanz o 'Monica para clave solo', del italiano Bernardo Storace. Tampoco faltaron los diálogos estéticos de dos maestros italianos afincados en la España del diecisiete, Riccardo Rogniono y Andrea Falconieri, donde el estilo más primitivo contrasta con la riqueza melódica que vuelca Falconeri en 'La suave melodía y su corrente'.

A lo largo de algo más de una hora Alqhai y Nuñez fueron descubriéndonos toda una colección de esencias asentadas en un profundo conocimiento técnico y musicológico de las obras en concierto centrado en la importancia de la viola da gamba y el incipiente clave en ocasiones mero acompañante y en otras, como así sucedió, protagonista absoluto de la mano de Bernardo Storace.