Kiosco La Opinión de Málaga

La Opinión de Málaga

Entrevista Maruja Torres Escritora y periodista

«Vamos a echar de menos a Pedro Sánchez cuando nos falte»

La escritora y periodista analiza, sin pelos en la lengua, cuestiones y personajes fundamentales de la actualidad: desde la Reina hasta Pablo Iglesias, pasando por la guerra de Ucrania y el ahorro energético del Gobierno

Laescritora y periodista Maruja Torres, durante la entrevista. | EFE

Repasamos la actualidad con Maruja Torres. De la Reina a Pablo Iglesias. Como siempre, sin pelos en la lengua.

Estado general

«Las veces que viajo, porque me cuesta mucho moverme por el vértigo cervical, vengo con él y me paso un mes aquí. Un sitio muy agradable para una señora de mi edad que envejece con dignidad y mala hostia. Los huesos, mal. Los órganos, bien. El cerebro, como nunca. La lengua, ni te cuento. Lo que no puedo hacer es coger una maleta e irme a cualquier sitio del mundo. Será un castigo por haber sido mala... O no. Igual es lo que necesitaba. Yo tengo mucha vida interior».

Nostalgia del reporterismo

«Echo mucho menos el reporterismo pero no en las condiciones actuales. Yo me habría hecho cabaretera en su día con ellas. Sufrir a cambio de tan poco... Mira que hemos dependido de mediocres que estaban en la redacción creyéndose la hostia, pero comparado con lo de ahora era gloria. No quiero decir que cualquier tiempo pasado fue mejor. Sin duda fue mejor mi juventud porque era joven pero como viví un buen período de la historia de España y del mundo me tocó un buen período de periodismo. Y ahora viene más dura la mano».

Mal acostumbrada

«Yo estaba mal acostumbrada a que, si había un medio, te invitaban a trabajar, te pagaban lo que podían y al año se cerraba. Cuando algo prosperaba, que durase cinco años lo considerábamos un éxito. Y cotizar en Bolsa nunca fue la idea. Una mala idea porque mucha gente sin amar el periodismo se acostumbró a vivir bien de él. Si son inteligentes y te dejan hacer, bueno, pero como se pongan tontos y quieran dar tantas noticias tontas... ¿A mí qué me importa lo que lleva la princesa Leonor en la maleta, coño?».

La Reina

«Le tengo un cariño enorme a esa mujer. Mezclado con terror. Una admiración mezclada con compasión. Creo que se trabaja mejor sentada donde el telediario que de pie en una ceremonia. Espero que sea feliz. Yo soy republicana, pero con todo lo que tenemos ahora, quitarnos la monarquía y volver a pelearnos... De verdad: ¡déjalo! Por favor. Tengo la oscura convicción de que si hiciéramos un referéndum para quitar la monarquía, saldría que no. Es que yo no creo en mis contemporáneos, ese es el problema. Y eso va más allá de los medios, de los políticos... Es la gente de a pie. No tiene arreglo, es el ser humano. La gente no ve futuro y se deprime. Pues vete a Ucrania y sabrás lo que es no tener futuro. Deprímete cuando toque, cojones. Todos hemos tenido que espabilar, en posguerra, en preguerra. Y hay gente a la que la guerra le jode la vida. Eso es lo malo».

Medidas energéticas

«No pienso en ellas. Lo que me molesta es salir a la calle y encontrarme con Isabel Díaz Ayuso. Es un miedo permanente como el de It, que esté debajo de las alcantarillas vigilándote. A las medidas me adaptaré porque ya es tarde. Lo malo es cuando no se toma en serio la advertencia y se dice: Vamos a ser más chulos que nadie y tendremos libertad y escaparates encendidos y de todo. Es tan irracional, tan trumpista y tan absurdo... Estamos en una deriva irracional porque hay mucha gente escribiendo y leyendo tonterías. Hasta los taxistas te lo dicen: No, señora, no, el planeta ya está mal, no se trata del futuro, se trata del presente, que en el pantano de mi pueblo las ovejas no pueden beber. ¡Si no puedes boquear! A 40 grados en Madrid sales al balcón y te ingresan directamente. Si hubiera dónde ingresarse, claro. Vienen tiempos jodidos. Por eso el buen periodismo es tan necesario, porque las verdades como puños siempre tendrán que ser dichas. Otra cosa es que te dejen decirlas o que hagan caso».

Ucrania

«Es el nacimiento de una nación. El intento de Putin de impedirlo y Ucrania reafirmándose gracias a eso. Igual que se reafirma la OTAN, estaba muerta y le hicieron un boca a boca espectacular. Les salió el tiro por la culata. Ucrania tiene razón pero cuando esto termine nadie volverá a ser como fue antes. Las guerras acaban con la Humanidad durante mucho tiempo, y se ha guerreado desde que pusieron unas vallas con dos corderos dentro y alguien quiso hacerse con ellos. No creo en la Humanidad para nada. Creo en personas».

Feijóo

«Me asombra que hable tanto, porque cuanto más habla, más tonto le veo. Moreno Bonilla le da sopas con honda, va como de refinao, de póngame a los pies de su señora. Feijóo está muy crecido. Y a todos les ha hecho mucho daño Díaz Ayuso. Les hace decir otro disparate más grande. Eso tiene mala solución porque la que tiene gracia es ella, es la más pérfida. Tiene su propio desparpajo, que ha aprendido de Esperanza Aguirre, que le venía por ser aristócrata y a ésta por ser chula. Y como a la gente y a los periodistas les gusta el disparate y el circo... Seguro que cuando se acabe su reinado la pondrán de tertuliana».

Pedro Sánchez

«No es maquiavélico, es uno de esos productos de empresas, muy preparados, muy fríos y resistentes e implacables. Y muy poco empáticos. Siento que, siendo tan guapo, te comunique tan poco. Pero le reconozco a él y a su gobierno que ¡vaya temporadas les ha tocado. Si llegamos a tener al cuñado que lee el Marca no sé dónde estaríamos ahora. Vamos a echarle de menos cuando nos falte».

Pablo Iglesias

«Me ha decepcionado mucho. Recogió la antorcha de las protestas y todo se fue diluyendo. Le voté dos veces. Pero no me decepciona lo que hizo sino por lo que se podría haber hecho. Eso me incluye. Y al país. Fue una oportunidad perdida por algo que sí está en el corazón de Podemos: el adanismo y el izquierdismo años setenta, tipo latinoamericano. Más antiguo que ir a pie. ¿Por qué revivir aquello cuando no lo viviste? Necesitamos nuevas fórmulas. Y dividir a las feministas no lo es. Etiquetar es lo peor. ¿Por qué, cuando se intenta hacer algo para unir, separan? La lección de la izquierda de toda la vida. Todo el rato discutiendo y en lucha de egos. Las derechas se agarran, se unen. Tenemos que convivir derechas e izquierdas y, eso sí, expulsar a esas verrugas del PP que se llaman Vox».

Compartir el artículo

stats